Salud

¿Se puede usar la misma crema solar para el cuerpo y la cara?

Ignacio Casanueva

Miércoles 2 de septiembre de 2020

1 minuto

La piel de la cara es más grasa que la del cuerpo lo que condiciona la elección de la crema

crema solar

La crema del sol no es un hábito que se deba restringir solamente al verano. Los efectos de la luz solar son permanentes el resto del año. Y es que aunque no lo creamos, en otoño e invierno la luz llega a las zonas de la piel que están expuestas como la cara y las manos.

En este punto, surge una pregunta: ¿sirve la misma crema solar para el cuerpo que para la cara? A falta de un fotoprotector específico para el rostro, es mejor ponerse uno corporal. Pero si tenemos la opción de conseguir una crema solar específica para la cara, siempre será mejor usarla.

¿Se puede usar la misma crema solar para el cuerpo y la cara?

 

Las cremas solares faciales ofrecen una muy alta protección del espectro de radiación solar más dañino para la piel. Para que se de este factor, tenemos que fijarnos en los símbolos del recipiente: el símbolo UVA debe llevar un círculo alrededor según la normativa europea. Una protección UVA eficaz es muy importante en el caso del rostro porque los rayos UVA no solo provocan quemaduras como los UVB, sino que penetran en las capas profundas de la dermis y destruyen el colágeno y la elastina, provocando envejecimiento prematuro de la piel.

Otro de los beneficios de las cremas solares para la cara es que contienen antioxidantes como las células madre de uva o la vitamina E. Gracias a ello ofrecen una protección mayor frente a la llamada luz visible, la causante de la aparición de manchas, arrugas y flacidez; los signos que envejecen el rostro.

La piel de la cara es más grasa que la del resto del cuerpo, por lo que no necesita un protector tan emoliente (que trata la piel seca). Por ejemplo, estas cremas untuosas son perfectas para las piernas porque las hidratan. Si los protectores corporales son muy grasos pueden crear el efecto contrario al que se busca ya que pueden aparecer pequeños granitos y empeorar el problema.

Un protector facial suele tener una textura ligera, de fácil absorción y efecto mate porque llevan ingredientes como la sílica que absorben el sebo y el sudo para evitar brillos.

En el caso contrario

Si utilizásemos las cremas específicas de la cara para el cuerpo también estaremos incurriendo en un error. Los solares para el cuerpo con protección muy alta suelen incluir filtros físicos que son muy eficaces para no quemarte al tomar el sol, pero en el rostro pueden obstruir los poros, no dejan que la piel respire y dejan una capa blanquecina que resulta antiestética.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?