Salud

Cuida de tu salud: la autoexploración

Ignacio Casanueva

Sábado 1 de agosto de 2020

2 minutos

La autoexploración podría reducir los más de 3 millones de casos de cáncer al año en nuestro país

Cuida de tu salud: la autoexploración

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, los casos de cáncer de piel están creciendo más rápido que cualquier otro tipo. Un aviso que se traduce en más de 132.000 melanomas diagnosticados al año, y más de 3 millones de casos de cáncer de piel no melanoma. Unas cifras que son altas a pesar de ser el tumor más prevenible, y que cuando se detecta y trata a tiempo, tiene buen pronóstico.

Por todo ello los dermatólogos insisten en la importancia de aplicar medidas de prevención, como una buena crema solar junto a la vigilancia de la piel detectando a tiempo lunares o manchas que pueden resultar sospechosas.

Esta detección tiene el nombre de “autoexploración” y se trata de un método importante a la hora de diagnosticar un cáncer ya que un órgano superficial es más fácil poder detectar cualquier anomalía. Y es que los cambios pueden ir desde la aparición de una nueva lesión (lunar, mancha, costra…), hasta variaciones de una que ya existen como el cambio de tamaño, color o forma de un lunar.

El Melanoma

El melanoma es un tipo de cáncer de piel pero que puede presentarse de forma muy variada al existir diferentes tipos de cánceres dermatológicos. Por ejemplo en el caso de los carcinomas, destaca la aparición de manchas que se descaman o úlceras que no cicatrizan.

Aun así la ciencia ha elaborado un sistema con el que determinar las lesiones que con mayor frecuencia producen los melanomas. Son las reglas del A,B,C,D que ha plasmado la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) en la imagen de más abajo. 

A: Asimetría
B: Bordes irregulares y con picos.
C: Color variado, no homogéneo. Por ejemplo: del marrón claro al negro.
D: Diámetro mayor de 6 mm.
E: Evolución. Cambio de aspecto en cuanto a tamaño, color o espesor. 

abcd melanoma


Con esta regla aprendida podremos comenzar la autoexploración. La recomendación más extendida es explorar la piel una vez al mes sin olvidar ninguna parte del cuerpo, incluido el cuero cabelludo, en una habitación bien iluminada. Para ello nos podemos ayudar de un espejo de cuerpo entero, uno de mano, una silla y un taburete.

  • Examina tu rostro: fíjate en nariz, labios, boca y también detrás de las orejas. 
  • Frente al espejo, visualiza la parte anterior del tórax, abdomen, región pélvica y piernas, brazos y antebrazos, manos, espacios interdigitales y uñas. Inspeccione también la cara y cuello, parte posterior de los codos y antebrazos, axilas, y debajo de las mamas. 
  • De espaldas al espejo de cuerpo entero y con la ayuda del espejo de mano, inspecciona la parte posterior del cuerpo: cuello (no olvidando las orejas), hombros, parte superior e inferior de la espalda, glúteos y piernas.
  • Revisa también tus manos, las palmas, el dorso y también entre los dedos.
  • Siéntate con los pies apoyados en un taburete y, con el espejo de mano observa la zona genital, y los laterales de las piernas hasta los tobillos. Continúa inspeccionando los pies (planta y dorso), dedos, espacios interdigitales y uñas.  
  • Como punto final de la exploración, procede a examinar el cuero cabelludo. Para ello, colócate frente al espejo y ayúdate de un secador de pelo. Si algún familiar o amigo puede ayudarte, te facilitará la labor. 

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?