Salud

Diverticulosis, una enfermedad que se desarrolla en silencio

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Viernes 18 de diciembre de 2020

3 minutos

Controlarla y seguir unos buenos hábitos alimenticios es esencial para evitar complicaciones

Diverticulosis, una enfermedad que se desarrolla en silencio
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Viernes 18 de diciembre de 2020

3 minutos

A partir de los 40 años es muy común la presencia de divertículos en el aparato digestivo o lo que es lo mismo, bolsas abultadas y pequeñas del tamaño de una canica que sobresalen a través de la pared inferior del intestino grueso. Esta afección, que rara vez causa problemas ni presenta síntomas, se le conoce como diverticulosis. Suelen surgir con la edad y especialmente en personas con antecedentes familiares o con estreñimiento.

Diverticulosis, una enfermedad que se desarrolla en silencio Foto: bigstock

Suele ser diagnosticada a raíz de alguna prueba complementaria por otro problema. Y aunque no suele manifestarse, en ocasiones puede presentar algún cólico leve, hinchazón abdominal o estreñimiento que se solucionan fácilmente aliviando los síntomas.

Una complicación de la diverticulosis puede derivar en una diverticulitis que es cuando uno o varios divertículos se inflaman o se infectan, pudiendo causar dolor abdominal intenso (generalmente en el lado izquierdo), fiebre, náuseas, vómitos, escalofríos, cólicos y estreñimiento. Normalmente, la diverticulitis se puede tratar con reposo, cambios alimenticios o antibióticos y, solo en algunos casos, cuando se complica y se vuelven graves, puede llegar a precisar de cirugía.

La diverticulosis no desaparece por sí misma ni tampoco existe medicación alguna para acabar con ella, por lo tanto, es necesario controlarla y seguir unos buenos hábitos una vez que sepamos que la tenemos para evitar complicaciones.

El envejecimiento es uno de los principales factores en la aparición de esta enfermedad.

No obstante, una de las principales medidas preventivas para evitar la formación de divertículos intestinales reside en prevenir el estreñimiento habitual. Además, para intentar evitar esta afección es muy importante llevar unos hábitos de vida saludables.

La actividad física favorece el funcionamiento normal del intestino y reduce la presión del colon, con lo cual, está muy recomendada. Igualmente, se recomienda una dieta baja en grasas y rica en alimentos con alto contenido en fibra la cual ayuda contra el estreñimiento y facilita que el intestino se vacíe de forma saludable y regular.

Los adultos debemos consumir unos 25 a 30 gramos diarios de fibra. Frutas como las manzanas, melocotones, peras o plátanos poseen gran cantidad de fibra, así como verduras como el brócoli, calabacín, zanahoria, guisantes, acelgas, coles, espinacas, espárragos, palmitos, tomates o patatas, entre otros. Legumbres como las alubias, lentejas o garbanzos también están recomendadas.

Tomar muchos líquidos a diario está especialmente recomendado ya que eso repercute en el ablandamiento de las heces y facilita la evacuación.

Además, se debe evitar el tabaco o el abuso de ciertos medicamentos como los antiinflamatorios.

Sobre el autor:

Manuela Martín

Manuela Martín es redactora especializada en temas de salud y ocio.

… saber más sobre el autor