Salud

Hematogeriatría o cómo atender de forma personalizada a los mayores con cáncer de sangre

65ymás

Jueves 6 de febrero de 2020

1 minuto

La edad media de diagnóstico de la mayor parte de estos cánceres es de 65 a 70 años

Hematogeriatría o cómo atender de forma personalizada a los mayores con cáncer de sangre

La población mundial está envejeciendo a pasos agigantados y España es actualmente el segundo país con mayor esperanza de vida, por detrás únicamente de Japón, según datos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE). Además, según un reciente estudio de la Universidad de Washington, España superará en 2040 al país de Sol Naciente y se situará a la cabeza del ranking de las poblaciones más envejecidas del planeta. El simple hecho del envejecimiento conlleva un aumento en la incidencia de ciertas enfermedades, entre ellas el cáncer. Y lo mismo ocurre con la mayoría de los cánceres de la sangre o hematológicos.

El cáncer hematológico es aquel que tiene su origen en la médula ósea y en los ganglios linfáticos​. Es un cáncer distinto a todos los demás porque, en este caso, no existe un tumor entendido como una alteración de las células concentradas en el tejido de un órgano determinado (mama, colon, pulmón…), sino que la enfermedad consiste en la proliferación incontrolada de células anómalas en la sangre. La Sociedad Española de Hematología y Hemoterapia (@sehh_es) clasifica los cánceres que afectan a la sangre y al sistema circulatorio y linfático en tres grandes grupos: las distintas leucemias, que pueden ser agudas o crónicas; el linfoma, que se caracteriza por la alteración de las células producidas principalmente en los ganglios linfáticos; y el mieloma múltiple, que incide en las células plasmáticas que se localizan en la médula ósea. 

La edad media de diagnóstico de la mayor parte de los cánceres hematológicos –la leucemia linfocítica crónica, el linfoma no Hodgkin y el mieloma múltiple– es de 65 a 70 años, lo que provoca que la mitad de los pacientes no puedan ser tratados con los mismos protocolos que se utilizan en los más jóvenes debido a su alta intensidad, que conlleva una elevada toxicidad y efectos secundarios en pacientes mayores, no siendo tolerados en la mayoría de los casos. De esta necesidad de adaptar los tratamientos frente a los cánceres hematológicos en los pacientes de edad avanzada surge la hematogeriatría, un nuevo paso hacia la medicina personalizada, en la que cada paciente recibe un tratamiento único e individualizado.

cancer hematológico

La hematogeriatría atiende de forma personalizada a cada paciente mayor con cáncer hematológico teniendo en cuenta las características de la enfermedad, como las mutaciones propias de cada tumor, así como las características del propio paciente (edad, enfermedades concomitantes y situación funcional, mental, cognitiva, nutricional, emocional y social). Precisamente España es pionera en impulsar la hematogeriatría, siendo referentes dentro de los grupos de 'Hematología y Envejecimiento' de la Asociación Europea de Hematología (EHA) y de la Sociedad Americana de Hematología (ASH). 

En esta sentido, la Unidad Funcional de Linfomas de la Fundación Jiménez Díaz (@quironsalud) ha obtenido una beca de investigación internacional enmarcada en el programa Pfizer Global Medical Grants para desarrollar un proyecto de hematogeriatría. “Queremos dar a cada paciente con este tipo de cáncer los cuidados que necesita, no solo atendiendo a los criterios tradicionales de resultados en salud, como eficacia y seguridad, sino a todo lo que le rodea, especialmente en su situación de más vulnerabilidad debido a su edad”, afirma el Dr. Raúl Córdoba, director del proyecto becado y coordinador de la Unidad Funcional de Linfomas de la Fundación Jiménez Díaz. 

En concreto, el proyecto becado consiste en la utilización de la valoración geriátrica integral como estrategia que guíe la terapia en el paciente de edad avanzada con cáncer de sangre con el fin de poder darle un tratamiento lo más personalizado posible. Durante dos años, entre 2020 y 2022, se podrán beneficiar de él todos los pacientes mayores diagnosticados de un linfoma, no solo en la Fundación Jiménez Díaz, sino también en los hospitales universitarios Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General de Villalba, ya que la Unidad Funcional de Linfomas trabaja en red en estos cuatro centros, los Hospitales Públicos gestionados por Quirónsalud en la Comunidad de Madrid.

En esta investigación multidisciplinar, liderada por el Dr. Córdoba, participará como co-investigador principal el Dr. Javier Martínez Peromingo, jefe del Servicio de Geriatría del Hospital Universitario Rey Juan Carlos, y a ella se sumarán también otro geriatra, una enfermera y un informático para la explotación de datos por Big Data y la implantación de nuevas tecnologías de la información.

Los doctores Raúl Córdoba y Javier Martínez Peromingo

Los doctores Raúl Córdoba y Javier Martínez Peromingo, de la Fundación Jiménez Díaz

Un tratamiento único para cada paciente

Los linfomas son un grupo muy heterogéneo de más de 80 subtipos de cáncer linfático que precisan de un abordaje multidisciplinar, no solo para el diagnóstico, sino también para su seguimiento. Por ello, hace cinco años se constituyó en la Fundación Jiménez Díaz la primera Unidad Funcional de Linfomas de la Comunidad de Madrid, y una de las primeras en España. Esta unidad está integrada por diferentes especialistas, entre ellos expertos en Hematología y en Geriatría, que aportan sus conocimientos para cuidar de forma más integral a los pacientes de edad avanzada, es decir, aquellos mayores de 70 años.

Desde el momento de su creación, la Unidad Funcional de Linfomas han atendido más de 5.000 consultas, ofreciendo a cada uno de ellos un tratamiento adaptado a sus características y necesidades, teniendo en cuenta no solo aspectos como la edad del paciente, sino también las comorbilidades, la polifarmacia o el estado cognitivo, nutricional, funcional, social, psicológico y emocional, entre otros. En esta unidad se reciben pacientes que quieren recibir una segunda opinión tanto desde el punto de vista diagnóstico como del proceso terapéutico.

“Otra de las características de este programa es el dar voz a los pacientes para que formen parte del proceso asistencial. Vamos a preguntar a los pacientes qué es lo que realmente les importa y cómo están viviendo su experiencia dentro del proceso asistencial. Son los conocidos como PROMs (del inglés, Patient Reported Outcome) o resultados en salud reportados por los pacientes, y PREMs (del inglés, Patient Reported Experience) o experiencia del paciente. Además, estos PROMs y PREMs vamos a integrarlos en la herramienta digital el 'portal del paciente', una forma innovadora de comunicarse con el equipo médico que los atienden, junto al 'diálogo web', un chat abierto para resolver dudas y atender de forma precoz la aparición de síntomas y que se sientan cuidados en todo momento y no solo en el tiempo que pasan en el hospital, bien en las consultas o poniéndose los tratamientos en el hospital de día", explica el Dr. Córdoba.

"Todo ello nos permite atender a cada paciente de una forma única, siendo el paciente el verdadero beneficiario de los conocimientos de todos los profesionales que estamos a su alrededor y disposición para cuidarlo y acompañarlo en su viaje con la enfermedad”, asegura el doctor, añadiendo que, “con la trayectoria recorrida en estos años, estamos en condiciones de dar un paso más e ir incorporando aspectos innovadores al proceso asistencial”.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?