Medicina preventiva

La Neumonía adquirida en la Comunidad, un riesgo para mayores de 65 años

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Lunes 13 de mayo de 2019

2 minutos

Se da sobre todo en los extremos de la vida y en personas con enfermedades concomitantes como EPOC

La Neumonía adquirida en la Comunidad, un riesgo para mayores de 65 años

La Neumonía adquirida en la Comunidad (NAC) es una infección de la parénquima pulmonar, es decir, el tejido que rodea a los alveolos de los pulmones. Dicen los expertos que su incidencia es variable, y que se da en los extremos de la vida, es decir, es más habitual en niños menores de cinco años y en mayores de 65 años, así como personas con enfermedades concomitantes como Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica (EPOC),  insuficiencia cardíaca, insuficiencia renal crónica, diabetes, enfermedades hepáticas o neurológicas.

Las bacterias

Según el estudio en Critical Care, la mayor parte de casos de la NAC están causados por el Streptococcus pneumoniae y una pequeña proporción de casos se deben a bacterias Gram-negativas, especialmente Pseudomonas aeruginosa, Klebsiella pneumoniae, y Stafilococcus meticilin resistente, explican desde la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (Separ).

Además de la edad, el hecho de ser varón y algunas patologías, existen otros factores de riesgo para su aparición como la época del año (es más frecuente en invierno), el consumo de alcohol y tabaco, o la malnutrición.

En el documento Recomendaciones para el diagnóstico, tratamiento y prevención de la neumonía adquirida en la comunidad en adultos inmunocompetentes, se recoge que esta neumonía representa del 5% a 12% de las infecciones del tracto respiratorio inferior y entre el 20% y 42% de los casos requieren atención hospitalaria. De estos, entre el 10% y el 30% ingresan a la unidad de cuidados intensivos (UCI).

Síntomas

La NAC no tiene una sintomatología específica. Se manifiesta por medio de un conjunto de signos relacionados con infección de las vías respiratorias bajas y que afecta al estado general. Así se presenta con fiebre (superior a 38°C), tos, expectoración, dolor torácico, aumento anormal de la respiración, cefalea, dolor torácico y otras manifestaciones relacionadas con el espacio alveolar. En las personas mayores, no es infrecuente la ausencia de fiebre y la aparición de confusión y empeoramiento de enfermedades subyacentes.

Eficacia de los antibióticos

Se trata de una patología que es frecuente y grave que se asocia a una alta morbilidad y mortalidad. De hecho, es la que más se trata con antibióticos en todo el mundo. Supone el 19% de los pacientes tratados con antibioticoterapia. Sin embargo, el abuso de estos medicamentos está provocando que las bacterias que desencadenan esta patología sean cada vez más resistentes, como se ha demostrado en el citado estudio.

Aun así, el doctor Antoni Torres, neumólogo y miembro del Área de Infecciones Respiratorias de Separ, asegura que “se pueden adoptar varias medidas para reducir el porcentaje de su desarrollo y diseñar estrategias más efectivas para controlar su propagación”. Para ello, los expertos deben considerar los factores de riesgo de estos pacientes, las bacterias existentes en la zona y cuáles son los patrones de resistencias de éstas. De igual modo, destaca la importancia del abordaje multidisciplinar de esta patología donde deben intervenir neumólogos, pero también especialistas en enfermedades infecciosas y microbiólogos.

Una de las maneras de prevenirla o al menos reducir su incidencia así como el número de ingresos por neumonía es la vacuna contra la gripe.

0

No hay comentarios ¿Te animas?