Preguntas

Qué hay de verdad y mentira en torno al medicamento más universal: la aspirina

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 8 de agosto de 2019

3 minutos

Su principio activo es el más conocido del mundo y uno de los que más mitos ha acumulado en años

Qué hay de verdad y mentira en torno al medicamento más universal la aspirina
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Jueves 8 de agosto de 2019

3 minutos

El ácido acetilsalicílico como principio activo de la aspirina fue obtenido por primera vez en su forma pura en el año 1897, por el farmacéutico alemán Félix Hoffmann. Dos años después, se le dará el nombre de aspirina de la mano del laboratorio farmacéutico Bayer (@BayerEspana), que se encargará de comercializar el medicamento.

Orígenes e indicaciones

Sus verdaderos orígenes se remontan a la época antigua cuando se buscaban remedios naturales contra el dolor de cabeza y la fiebre. Por aquel entonces se usaba la corteza de sauce. Con el tiempo se investigó esta y se dio con el principio activo que provocaba estos efectos calmantes, la salicina, análogo del ácido salicílico y del ácido acetilsalicílico.

La aspirina es hoy día un fármaco universal que tal y como indica en su prospecto está indicado en el alivio sintomático de los dolores ocasionales leves o moderados, como dolores de cabeza, dentales, menstruales, musculares (contracturas) o de espalda (lumbalgia), y en estados febriles.

¿Método preventivo?

Hasta hace no mucho las guías recomendaban el uso de aspirina como prevención en atención primaria en pacientes con alto riesgo trombótico, personas diabéticas o hipertensas. Sin embargo, diversos informes pusieron en duda estos beneficios. En concreto, el estudio ASCEND ha demostrado que aunque es cierto que 100 mg de aspirina al día pueden reducir estos eventos en un 12% en pacientes diabéticos sin enfermedad cardiovascular previa, a cambio se incrementaban las hemorragias significativas en un 29%. Así, se ha concludio que no está justificado el uso de aspirina en esta población.

Aspirinas

La aspirina sí se emplea para reducir el riesgo de muerte en personas que han tenido un ataque cardíaco reciente o para prevenir los accidentes cerebrovasculares isquémicos o miniaccidentes cerebrovasculares en personas que han tenido este tipo episodios en el pasado. No obstante, no hay evidencia de que se pueda usar como método preventivo para estas problemáticas en individuos sanos.

Beneficio neto

Tal y como explica el doctor Francisco Marín Ortuño en una entrevista para la Sociedad Española de Cardiología (@secardiologia), estamos ante un fármaco sobre el que es necesario saber con exactitud el beneficio neto a la hora de administrarlo como método preventivo. Así, el uso de la aspirina tiene que individualizarse mucho y no se debe emplear sistemáticamente. No hay que olvidar que como medicamento que es tiene sus efectos secundarios.

En cuanto a la utilización de este medicamento para prevenir el cáncer, según el Instituto Nacional de Cáncer, actualmente sí hay suficientes datos para afirmar que la aspirina puede reducir el riesgo de cáncer colorrectal, pero no ocurre lo mismo con otros tumores, aunque se están realizando investigaciones al respecto.