Preguntas

¿Qué ocurre si pierdes un diente y no lo repones? ¿Existe algún riesgo?

Verónica Mollejo

Foto: Bigstockphoto

Sábado 7 de septiembre de 2019

2 minutos

Un traumatismo, una caries o una enfermedad periodontal pueden provocar la caída de un diente

¿Qué ocurre si pierdes un diente y no lo repones?

La caída de los dientes es un signo habitual del envejecimiento y que sufren la mayoría de personas mayores, aunque no es un problema exclusivo de la tercera edad. En este sentido, la pérdida de una o más piezas dentales es un trastorno conocido como edentulismo, que puede afectar seriamente a la calidad de vida del paciente, no solo en el ámbito estético. Una situación en la que influyen las causas que la han originado.

“La pérdida de dientes puede tener una causa congénita o adquirida y darse en personas de ambos sexos. Aunque no se ha demostrado una relación causal, el edentulismo suele coexistir con malas condiciones de salud”, explican desde Sanitas (@sanitas). Así, los principales motivos que hay detrás de esta carencia son una mala higiene bucal, la aparición de caries, accidentes o traumatismos puntuales y la enfermedad periodontal.

Es en este momento cuando el individuo afectado se plantea acudir al dentista para reponer la pieza perdida. Al menos en la mayoría de casos, pues no todos los pacientes pueden hacer frente a este cargo o incluso rehúsan por pura terquedad, pues algunas veces la ausencia es inapreciable a simple vista. Bajo esta premisa, ¿existe algún riesgo si no sustituimos la pieza dental que se ha caído de nuestra dentadura?

Caída de un diente

Consecuencias de la pérdida de un diente

Aunque muchas personas crean que el único inconveniente es que su sonrisa luce menos atractiva, lo cierto es que no reponer un diente caído puede tener varias consecuencias en tu salud y tu calidad de vida. En primer lugar, la fonación de algunos sonidos se ve perjudicada, pues los dientes son necesarios para pronunciar correctamente algunos fonemas, lo que finalmente podría hacer mella en tu autoestima. Asimismo, algunos pacientes también aprecian un leve hundimiento del labio, envejeciendo aún más su rostro. ¿Qué otros problemas están relacionados?

  • Pérdida ósea. Una de las consecuencias más graves es la pérdida del hueso alveolar, que antes sobrevivía gracias al apoyo de las raíces del diente. Si este desaparece sin dejar rastro, el hueso también se perderá y será imposible colocar un implante en el futuro.
  • Protección de las muelas. Si pierdes un diente de la sección delantera de tu dentadura, las muelas ya no estarán protegidas y podrían modificar su posición y estado. Como indican diversos expertos, estas piezas se encargan de guiar los desplazamientos anteriores y laterales de la mandíbula, una función que desaparecería si decides no reponer el diente perdido.
  • Aumento de caries. Con la presencia de espacios tan amplios entre los dientes, el riesgo de aparición de caries aumenta considerablemente, pues hay más hueco para la retención de alimentos y placa bacteriana. Además, la inflamación de las encías también se incrementa.
  • Dificultad masticatoria. La falta de una pieza dental te impedirá masticar con normalidad, lo que a su vez puede dañar la mucosa y provocar un desgaste en el resto de dientes sanos, ya que estos deben hacer frente a un sobreesfuerzo. Asimismo, el proceso de deglución y el sistema digestivo pueden experimentar algunos obstáculos en su función.
0

No hay comentarios ¿Te animas?