Preguntas

Qué pruebas generales hay que hacer antes de una operación

Teresa Rey

Martes 2 de julio de 2019

2 minutos

Alrededor de un mes antes nos harán la historia clínica, un análisis de sangre y radiografías

Qué pruebas generales hay que hacer antes de una operación (Bigstock)

Antes de realizar una operación, el médico nos va a solicitar una serie de pruebas para comprobar nuestro estado de salud general. Con cada una de ellas tendrá un diagnóstico preciso que le permitirá hacer una evaluación detallada y así verificar si estamos o no preparados para la cirugía. Lo normal es que este análisis completo se realice al menos un mes antes de la fecha señalada para la intervención. Nos mandará, por ejemplo un análisis de sangre o acudir al anestesista.

Historia clínica

La historia clínica es lo primero que se debe efectuar. A través de la misma se realiza un repaso sobre los aspectos de salud más relevantes del paciente. Este documento es confidencial y los datos son personales, de modo que solo los pueden consultar los profesionales de la salud.

En ella se recogen datos del paciente como su edad, sexo y lugar de residencia. Será necesario responder a una serie de preguntas relacionadas con los antecedentes clínicos y psicológicos, así como familiares. Además, puede que a la vez el médico haga una exploración general.

En la historia se ha de recoger el tratamiento que se le va a hacer al enfermo, si es necesario realizar pruebas complementarias y cómo es su evolución.

Análisis de sangre

Esta prueba muestra en qué situación se encuentran los distintos componentes celulares de nuestra sangre, como por ejemplo los hematíes o glóbulos rojos, los leucocitos o glóbulos blancos o las plaquetas, por citar algunos. La coagulación, la glucosa o la función renal, también se evalúan en este análisis.

Electrocardiograma (ECG)

Su finalidad es ver en qué estado se halla nuestro corazón. A través de este método observamos cómo son las corrientes eléctricas de la acción cardiaca, en concreto, la actividad auricular y ventricular del corazón. Dependiendo de nuestros antecedentes y edad, es probable que se sugiera algún otro test relacionado con este órgano, como una prueba de esfuerzo cardiaco.

Radiografía de tórax

La radiografía o placa de tórax es una “foto” que nos muestra a los pulmones, el corazón y la pared del pecho. Se efectúa, sobre todo, para comprobar cómo marchan nuestros plumones y si presentan alguna complicación.

Consulta con el anestesiólogo

Con todos los resultados de las pruebas anteriores el anestesiólogo hará una evaluación especializada y si lo cree pertinente no mandará hacer otras. Después, nos tendrá que indicar qué tipo de anestesia es la que se va a emplear en nuestra intervención.

En la actualidad, no hay motivos para temer a la anestesia (Bigstock)

Otras pruebas

El médico decidirá en base a la historia clínica, edad y los riesgos que él considere, si es necesario añadir nuevos exámenes adicionales.

0

No hay comentarios ¿Te animas?