Preguntas

¿Cuál es la finalidad de un estudio electrofisiológico?

Teresa Rey

Domingo 14 de abril de 2019

2 minutos

Mide los impulsos eléctricos del corazón para detectar arritmias: bradicardias o taquicardias

Cuál es la finalidad de un estudio electrofisiológico (Bigstock)

Un estudio electrofisiológico intracardiaco se realiza con el objeto de saber cómo funciona el sistema eléctrico del corazón. A través de esta prueba se determina la salud de este órgano en este aspecto concreto y con la finalidad de detectar posibles arritmias o latidos cardiacos con anomalías. Se tiene que realizar en un hospital por un equipo especializado y cardiólogos.

El ritmo cardiaco

Los impulsos eléctricos del corazón son los que regulan el ritmo cardiaco, de modo que si estos presentan alguna alteración se padecen arritmias. Las que son más lentas de lo normal se llaman bradicardias, mientras las que se producen a un ritmo superior, se conocen como taquicardias. Con el estudio electrofisiológico se pueden detectar y establecer cuál es el tratamiento más adecuado.

La prueba

El paciente se tumba sobre una camilla después desvestirse y a continuación se le administra anestesia local. La prueba consiste en la realización de una serie de punciones en arterias de la ingle, el cuello o el brazo. Después se introducen unos catéteres, que son cables largos y finos, y que se posicionan según el trastorno que se sospecha que presenta el paciente, dirigiéndose al corazón por rayos X u otros sistemas.

Con los catéteres se controla de forma continuada la actividad eléctrica del corazón, lo que ayuda a detectar si sufre arritmias. Todo esto se va viendo a través de unos monitores que los expertos visualizan durante la prueba. A través de los datos obtenidos analizan los intervalos de conducción o el tiempo que tarda el estímulo eléctrico en atravesar las estructuras, explican desde la Fundación Española del Corazón. Además, se emplean distintos procedimientos estimuladores para diagnosticar con más precisión el tipo de arritmia.

Duración

En general, es una prueba sencilla para los expertos y que no entraña riesgos importantes. En la zona de la punción puede aparecer algún hematoma y se tendrán molestias leves durante un tiempo. A veces puede ocurrir que el paciente sufra palpitaciones durante el estudio, pero es algo normal por la medicación que se administra, indican los expertos. Es casos excepcionales se pueden producir flebitis, trombosis o hemorragias, pero no suele ser normal.

El estudio puede durar entre 30 minutos o varias horas, todo depende de cada caso. Después de realizarlo el paciente ha de pasar por un periodo de recuperación de entre 6 y 8 horas. Luego podrá ir volviendo a su actividad normal de forma progresiva.

0

No hay comentarios ¿Te animas?