Salud

Qué es y cómo se trata la sonrisa gingival

Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Sábado 12 de diciembre de 2020

1 minuto

Dependiendo del nivel de visibilidad de la encía se puede nivelar la gravedad de la sonrisa gingival

Qué es y cómo se trata la sonrisa gingival
Ignacio Casanueva

Foto: BigStock

Sábado 12 de diciembre de 2020

1 minuto

Una buena primera impresión marca la diferencia. Y no todos tenemos la capacidad de cautivar con la sonrisa. Tener unos dientes rectos y blancos es una cualidad que muy pocas personas tienen de primeras, por lo que echamos mano de la ortodoncia y los blanqueamientos profesionales.

Aun así, existen otros problemas que afectan a parte de la población y no suelen mencionarse. Uno de ellos es la sonrisa gingival. Por norma general, al sonreír existe un predominio del color del esmalte, el blanco, sobre el de la encía. En las personas que padecen este defecto, la relación de colores es inversa.

La sonrisa gingival, también llamada sonrisa alta, se da cuando se ven las encías más grandes y visibles que los dientes. El principal signo es, obviamente, enseñar en exceso la encía superior al sonreír.

¿Miedo al dentista? Di adiós a la odontofobia

 

Dentro de esta sonrisa podemos encontrar grados o niveles de severidad.

  • Leve: Ocurre cuando se muestran entre dos y cuatro milímetros de encía.
  • Moderada: En este nivel la diferencia al sonreír aumenta de cuatro o seis milímetros de encía al sonreír.
  • Severa: En este grupo entrarían aquellas que muestren más de 6 milímetros de encía superior.

Padecer este problema bucal puede ser resultado de varios factores, que incluso en ocasiones actúan de forma conjunta. Algunos de los más frecuentes son:

  • Tener los dientes demasiado pequeños
  • Exceso de encías
  • Músculo elevador del labio superior demasiado desarrollado
  • Crecimiento excesivo del maxilar superior
  • Desgaste de los dientes que haya descompensado la proporción entre diente y encía

Junto a ellos podemos incluir otros como la existencia de patologías como la mordida abierta o una falta de proyección en la mandíbula, es decir, una mandíbula hundida o pequeña.

¿Hay tratamiento?

Al igual que casi todos los problemas bucales, la sonrisa gingival también tiene tratamiento. En la mayoría de los casos consiste en una operación de cirugía llamada gingivectomía, que consiste en eliminar e exceso de encía superior que es visible al sonreír. La intervención se practica con anestesia local y también está indicada para la corrección del hueso maxilar.

Esta no es la única solución, sino que podemos encontrarnos con otras como la miotomía, una pequeña cirugía que permite debilitar el músculo elevador del labio superior situado entre la encía y el labio; o la colocación de carillas o coronas cuando los dientes son demasiado pequeños.

Tener una sonrisa perfecta no es algo común, pero poder llegar a lucir dientes es hoy posible gracias al avance en la medicina dental. Si estas navidades quieres lucir sonrisa, acércate a tu dentista quien estará encantado de verte sonreír.

0

No hay comentarios ¿Te animas?