Sociedad

A sus 83 años, la japonesa Masako Wakamiya desarrolla aplicaciones para móviles

65ymás

Miércoles 27 de marzo de 2019

4 minutos

Se ha reunido con Tim Cook, presidente ejecutivo de Apple, y hablado en la ONU

Masako Wakamilla
65ymás

Miércoles 27 de marzo de 2019

4 minutos

En Japón se utiliza el término dokkyo roujin para referirse a las personas mayores que viven solas. A sus 83 años Masako Wakamiya es una dokkyo roujin y el vivir sola la impulsó a meterse de lleno en un mundo nuevo que precisaba de soledad y concentración, decidió que iba a desarrollar aplicaciones para móviles.

Sola, en su casa, con tenacidad y paciencia estudió y aprendió no sólo el desarrollo de software, sino también un nuevo idioma. “Todo estaba en inglés”, confesó Wakamiya. Los mensajes de error, las guías en línea, los correos electrónicos y las comunicaciones con Apple acerca de cómo introducir un juego en la App Store. No fue una tarea sencilla porque, apunta, “la gente de mi generación tiene problemas con el inglés y fue difícil”. Pero finalmente su primera aplicación móvil vio la luz en 2017, se llamaba Hinadan, un juego pensado para personas mayores.

Comprar el primer ordenador a los 60 años

La relación de Masako Wakamiya con la informática comenzó en los años noventa del pasado siglo, cuando con 60 años compró su primer ordenador para poder charlar y tener noticias de sus amigos mientras cuidaba de su madre que ya era muy mayor. “Mi perspectiva se expandió. Estaba emocionada cuando comprobé que el mundo era mucho más grande”, recuerda antes de predicar los beneficios que las nuevas tecnologías podían proporcionar a las personas mayores en un país donde el 25% de la población es mayor de 65 años y gracias al ordenador pueden establecer nuevas relaciones para combatir su soledad y su aislamiento.

Conferencia de Masako Wakamilla

Convencida de “lo maravilloso que es”, pensó que debía compartirlo con las personas de su edad y convirtió una de las habitaciones de su casa en “una especie de salón del ordenador y comencé a enseñar a la gente de mi generación”. También comenzó a viajar para compartir su historia con los mayores. Se dirigió a TEDxTokio, un programa diseñado para compartir “ideas que vale la pena difundir”; se reunió con Tim Cook, presidente ejecutivo de Apple, y llegó a hablar en la ONU. “Me preguntaba si las opiniones de una persona tan anciana como yo podrían ser aceptadas. Pero me mostraron empatía independientemente de la generación, la nacionalidad o el sexo. Eso me conmovió”, explica.

Masako Wakamilla con Tom Cook
 

El "arte del Excel"

Wakamiya que se vale de lo que ella llama el "arte del Excel" para difundir al mundo su mensaje de que nunca es tarde para nada, utilizando la aplicación de las hojas de cálculo de Microsoft para crear sus diseños que incluso ha convertido en prendas de ropa y manualidades. “Excel puede carecer de significado para las personas mayores como yo, pero se me ocurrió una idea para hacerlo más divertido utilizándolo para tejer o hacer manualidades que son actividades con las que se identifica la gente de mi edad”, explica Wakamiya para quien el uso de la tecnología conlleva encontrar nuevas formas de creatividad y convencida de “que las personas mayores están ansiosas por mejorar".

Ahora, Masako Wakamiya explica a todo aquel que quiere escucharla que su vida volvió a empezar a los 60 años y que está encantada de vivirla. “Soy una persona positiva y he estado haciendo lo que me gusta incluso después de haber envejecido. Algunas personas niegan la realidad del envejecimiento, pero eso es como competir contra un sol a punto del ocaso, y lo encuentro agotador, en lugar de luchar contra eso preferiría ponerme al sol y disfrutar del ocaso”.