Cultura

María Dueñas: "Tengo un vínculo especial con Tetuán porque es la ciudad de mis mayores"

Marta Jurado

Domingo 16 de junio de 2019

3 minutos

La escritora regresa a Marruecos en el 10º aniversario de su novela 'El tiempo entre Costuras'

Maria Dueñas 20

Los recuerdos y las historias de su familia materna en Tetúan en la época del protectorado español en Marruecos, hacen que para María Dueñas (Puertollano, 1964) volver a este lugar sea tan especial. Y lo es doblemente por su vínculo familiar y también porque es allí donde decidió ubicar su primera novela El Tiempo entre Costuras (@Planetadelibros) de gran éxito internacional y que cumple ahora 10 años desde su publicación. "Mi Tetuán es el legado que he recibido, toda una herencia de conocimiento y de corazón, con la que mantengo un vínculo especial porque es la ciudad donde vivieron mi madre y mis mayores", cuenta a 65Ymás la autora, que ha visitado la antigua capital del Protectorado español como homenaje al éxito cosechado por la novela publicada en 2009.

Fuente: Editorial Planeta

Fama inesperada

"Nunca pensé que alcanzaría este éxito, ni si quiera sabía si iba a conseguir publicar la historia de Sira, pero me ha cambiado la vida", cuenta la autora que consiguió con su ópera prima ser una de las autoras de habla hispana más leídas con 5 millones de ejemplares vendidos y traducida a más de cuarenta idiomas. Esta fama inesperada ha provocado incluso que esta profesora de Filología inglesa, haya pedido una excedencia para dedicarse únicamente a la literatura. Desde entonces ha publicado otros tres libros Misión Olvido (2012), La Templanza (2015) y Las hijas del capitán (2018), que firma estos días en la Feria del Libro.

Las argucias inconfesables de la joven modista Sira Quiroga en Tetúan que protagonizan su novela, llevada incluso a la gran pantalla, no tienen sin embargo nada que ver con su familia. "Las coordenadas y el tiempo sí que coinciden pero tienen 0 de mi familia que vivió allí durante esos años porque mi abuelo se instaló allí como funcionario civil en 1927. Mi madre siempre rescataba sus recuerdos de infancia en este enclave colonial del Norte de África en los años 30 y lo comparaba con la vida en la Península años más tarde", explica Dueñas quien resalta que casi todos los españoles que vivieron allí en la época del protectorado se marcharon en los años 50 pero que aún quedan vestigios en la arquitectura urbana y la memoria colectiva. "Quizás los jóvenes no lo sepan, pero los mayores seguro que recuerdan que esta zona formó una parte muy importante de la Historia de España", reivindica en un guiño a las personas de más de 70 años.

Mujeres valientes

Todo un universo que María Dueñas recreaba en su primera novela con la mirada puesta en una mujer valiente protagonista de tiempos complicados previos a la Guerra Civil española que lucha por hacerse con las riendas de su vida al otro lado del Estrecho. En la trama se mezclan además elementos como la alta y la baja costura, las labores de espionaje y las historias de amor, que muchos califican como las claves de su éxito. El destino de la protagonista queda ligado a un puñado además al de personajes históricos entre los que destacan Juan Luis Beigbeder —el enigmático y escasamente conocido ministro de Asuntos Exteriores del primer franquismo—, su amante, la excéntrica Rosalinda Fox, y el agregado naval Alan Hillgarth, jefe de la inteligencia británica en España durante la segunda guerra mundial. 

"Quise poner el énfasis en las mujeres que emprendían esta aventura solas", relata Dueñas. "Pero, a pesar de ser todo ficción, creo que debía haber en esa época mucha más gente de la que pensamos que de manera consciente o inconsciente acabaron como Sira dedicándose a labores de espionaje y que jamás serán reconocidas por la historia, muchas de ellas mujeres", matiza la autora. Desde la pensión de Candelaria –donde se alojó Sira nada más llegar a Tetuán–, la Medina de Tetúan o el Hotel Nacional..., la autora  recorre las calles por las que transitó Quiroga, que han sido para la escritora "una enorme alegría" que la han permitido regresar al territorio del viejo protectorado "tan entrañable para ella, como para muchos lectores. "Empezamos a acumular lectores desde el principio y fueron ellos los que hicieron que fuera creciendo, hasta hoy, diez años después. Lo mágico es que siga habiendo lectores nuevos de esta novela", recuerda Dueñas.

0

No hay comentarios ¿Te animas?