Sociedad

La eterna herida de la violencia machista: "Desde que mataron a mi hija estoy muriéndome"

María Bonillo

Foto: Facebook: Ayuntamiento de Fines

Lunes 11 de octubre de 2021

3 minutos

Al asesino de Rosa Galera se le concedió un permiso para disfrutar de cinco días de libertad

La eterna herida de la violencia machista: “Desde que mataron a mi hija estoy muriéndome"
María Bonillo

Foto: Facebook: Ayuntamiento de Fines

Lunes 11 de octubre de 2021

3 minutos

Desde que pasó ese caso estoy muriéndome. Voy cada vez a más, nada más que acordándome de mi hija. Todos los días la tengo en mi corazón y no puedo más”. Estas fueron las palabras de Julio Galera durante la concentración que tuvo lugar este miércoles contra el permiso penitenciario concedido al asesino machista de su hija, Rosa Galera, según informa La Voz de Almería.

El padre de 84 años que perdió a su hija de 27 hace una década, no ha contenido las palabras por este acto de violencia de género, que aún en pleno 2021 algunos se empeñan en negar, emocionando a todos los que lo acompañaron este miércoles pasado, cuando la noticia de que al asesino de su hija le concedían el permiso penitenciario que le permitiría disfrutar de cinco días de libertad indignó al publo de Fines y a la familia de Rosa. 

“Yo no soy ningún matador ni soy mala persona para nada. Pero tiene su culpa y lo que hay que hacer es no darle vacaciones y que lo metan en la cárcel y vaya a trabajar”, añadía el padre de Rosa, con dolor pero sin odio, simplemente pidiendo justicia, y no vacaciones para un asesino. 

La eterna herida de la violencia machista: “Desde que mataron a mi hija estoy muriéndome"

"Sin descanso"

Su voz es la misma que muchas otras se reunieron el 6 de octubre junto a la escultura denominada Libertad, donde tuvo lugar la concentración convocada por la Federación de Asociaciones de Mujeres del Amanzora (Femaxi). 

La presidenta de la entidad convocante, Femaxi, comentaba que “queremos hacer ver a la sociedad que no solo hay una víctima; no solo le han quitado la vida a una mujer sino que esto tiene consecuencias y víctimas en toda la familia y en todo el municipio y la comarca, que ni olvida ni perdona”. No se trata solamente de una cifra, se trata de una vida y una familia destruidas, de "diez años sin descanso" por un camino judicial que ahora concede este tipo de permiso. 

La desaparición de Rosa fue denunciada el 31 de mayo de 2011. Decenas de vecinos de Fines y de otros pueblos del Valle del Almanzora buscaron sin descanso durante las siguientes horas, hasta que tras una confesión, su cuerpo fue encontrado el 2 de junio en una rambla de Tabernas, donde fue arrojado por su asesino.

Su historia y la de su familia no es muy diferente de la de muchas otras mujeres y familias, y es nuestra obligación, del resto de la sociedad, que su nombre, y el sufrimiento de Julio Galera, no quede en el olvido

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor