Sociedad

La importancia de abrir la puerta del coche a la holandesa: "Podría haber sido una tragedia"

María Bonillo

Foto: Bigstock

Martes 12 de julio de 2022

4 minutos

Un hombre ha quedado debajo de un camión al ser golpeado por la puerta de un coche al abrirse

La importancia de abrir la puerta del coche a la holandesa: "Podría haber sido una tragedia"
María Bonillo

Foto: Bigstock

Martes 12 de julio de 2022

4 minutos

Una vez más, se pone de manifiesto la importancia de abrir la puerta a la holandesa para salir del coche. Los vehículos de dos ruedas, ya sean bicicletas o motos, siempre están más desprotegidos que los automóviles a la hora de circular por la carretera o cuando tiene lugar un accidente de tráfico. Algunos de los más frecuentes se producen cuando el conductor de un vehículo abre la puerta del coche sin mirar previamente si se acerca otro vehículo, pudiendo provocar una situación peligrosa, como la que ha ocurrido en Brasil, donde un hombre ha quedado debajo de un camión debido a esta mala práctica. 

En Holanda tienen un sencillo y práctico hábito, que además puede salvar vidas: consiste en abrir la puerta del vehículo, que está contigua a la circulación, con la mano derecha en lugar de con la izquierda. Así, evitaremos golpear a ciclistas, motoristas u otros usuarios y provocar accidentes como el que ha tenido lugar en una calle de Cachoerias de Macacu, en Brasil.

El vídeo de lo ocurrido ha sido compartido en las redes sociales por Jucil Nacional, la Asociación Profesional Guardia Civil de Brasil. En él, se puede ver cómo un motorista, que conduce por dentro de la línea continua derecha, está intentando adelantar a un camión. En ese momento, el conductor de un vehículo estacionado abre la puerta de ese lado, golpeando al motorista, que cae justo frente al camión, quedando atrapado debajo. 

"Podría haber sido una tragedia, menos mal que se quedó en un gran susto", escribían, y es que el motorista, por suerte, quedó simplemente atrapado debajo del vehículo entre las dos ruedas. Incluso pudo arrastrarse para salir fuera él mismo. 

 

 

Este accidente hubiera podido evitarse con la técnica holandesa, que obliga al ocupante del vehículo a girar el tronco y el cuello, dirigiendo así la vista a la parte de atrás del coche y mirar si algún otro vehículo se acerca por el carril. Es todavía más importante en las plazas traseras, donde los ocupantes no cuentan con retrovisores por los que mirar. 

 

 

Queda claro que abrir la puerta del coche a la holandesa es la mejor forma de evitar riesgos y accidentes como este. De hecho, en los Países Bajos, esta técnica es una práctica extendida que se transmite desde el momento en que una persona acude a la autoescuela

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor