Sociedad

La cocina de Luchi

Marta Jurado

Foto: Miguel A. Muñoz Romero

Miércoles 4 de septiembre de 2019

3 minutos

A sus 87 años, Lucía Santamaría es uno de los referentes de la cocina tradicional riojano-Alavesa

Luchi Villa Lucia Foto Miguel A Munoz Romero

Bacalao a la riojana, caracoles con chichiquis (picadillo) o torrijas con un toque especial. Éstos son los platos estrella de Lucía Santamaría (Laguardia, 1932), cocinera riojano-alavesa que a sus 87 años sigue pasando la vida entre fogones. Sus platos, que se pueden probar en el asador-restaurante familiar de Villa-Lucía (@vinfos), han sido reconocidos con varios premios como el que ha concedido este año 2019 el restaurante Zaldiaran de Gasteiz a los siete mejores hosteleros de Álava. El libro 'La cocina de Luchi' en español y en inglés, recoge además muchas de sus recetas, algunas de ellas con un toque francés de la escuela a la que acudió en los años 60.

"Siempre me ha gustado mucho la cocina y he recibido cursos para aprender nuevas técnicas", cuenta a 65YMás Lucía, más conocida como Luchi, que cada mañana se levanta con el propósito de seguir inventando algo nuevo. "Pero todo se lo debo a mi madre. Ella nos enseñaba a cocinar todos sus platos en cocina de carbón y nos encargaban la cena para nuestros hermanos", reconoce la octava de una familia de nueve hermanos, nacida en Laguardia y niña de la guerra. "Mi tía nos rescató cuando estábamos embarcando para Rusia desde San Sebastián. Fueron años duros", recuerda.

De niña de la guerra a cocinera reconocida

Pasados los años, frecuentó los cursos de cocina de Vitoria y de 'veraneo' en Alicante aprendió a aplicar la nata y la mantequilla a sus platos. "Cuando me vine a Vitoria pensé que había que mezclarlo con vino y productos de la zona", insiste, reivindicando sus raíces. Pero lo de dedicarse profesionalmente a la cocina ocurrió casi por casualidad. "Mi familia daba de comer a la diputación de Laguardia por amistad cada vez que tenían una reunión y en 1986, mi marido Manolo y yo decidimos montar la cafetería-restaurante Altair (Vitoria-Gasteiz)", explica. "Y desde ahí la cocina ha sido como una droga, hace unos meses me rompí la cadera y sentía que me faltaba algo", cuenta con la cara iluminada. 

En el año 2000 su marido y ella integraron un nuevo ingrediente menú con la creación del Museo y Centro Temático del Vino en Laguardia, que se amplió más tarde con la experiencia 4D 'En tierra de sueños', un cortometraje sobre la Rioja Alavesa que ha conseguido más de 16 premios internacionales entre ellos en Hollywood, New York, Berlín o Viena. Por todo ello Lucía recibió el Premio Wine Berria 2017 por toda su trayectoria y contribución a los productos locales, que se ha ampliado con la apertura en la misma finca del asador-restaurante Villa-Lucía.

Luchi Villa Lucia Foto Miguel A Munoz Romero

Este último proyecto enogastronómico en el que se encuentra embarcada ahora en la finca del fabulista Félix María Samaniego que compró su padre y en la que solía veranear, deja paso a las nuevas generaciones. Sus hijos, Juan Manuel y Rubén Lavín dirigen este nuevo negocio que acoge los grandes acontecimientos de la Rioja Alavesa (@TurismoAlava), una de las zonas de España con más bodegas por km2.

Espacio temático enogastronómico

"Mi hijo se fue al extranjero a estudiar y volvió con nuevas ideas para montar un restaurante innovador que aunase lo clásico y lo moderno de la Rioja Alavesa", explica en relación al restaurante-asador Villa Lucía, espacio enogastronómico que integra cocina de proximidad Km 0 y la experiencia del vino, accesible a personas con problemas de movilidad.

"Yo enseño platos a nuestros cocineros y a la vez pruebo cosas nuevas", relata Luchi, que sigue devorando libros de cocina en busca de nuevos trucos. Ahora está inmersa en rellenar conejo y manitas de cerdo deshuesadas con nuevos ingredientes de la cocina vasca, riojana y francesa. "Hay que reconocer que ahora son las nuevas generaciones las que tiran del negocio. Me gustaría que mis nietas sepan apreciar lo que esto ya que nos ha costado mucho. Pero que sepan también que es un trabajo muy esclavo, como lo ven en su padre".

Aún así ella mantiene que seguirá yendo todos los días a la cocina de Villa Lucía, adaptada a los tiempos, con thermomix y electrodomésticos adaptados a su altura. "Los años no perdonan y necesito que estén cómodos para poder trabajar", añade. Y se despide con un sonrisa, en este lugar que define "lleno de encanto" y donde ahora en verano se celebran fiestas temáticas Salswing Party, 60’s Party o 80’s Party en la terraza con jardín.

0

No hay comentarios ¿Te animas?