Sociedad

De pastillas de jabón a colas de sirena: los coleccionistas más 'frikis'

Ignacio Casanueva

Domingo 13 de septiembre de 2020

2 minutos

Calquier objeto es digno de colección para algunas personas

De pastillas de jabón a colas de sirena: los coleccionistas más 'frikis'

Desde que somos pequeños hemos sentido fascinación por los objetos que nos rodean, tanta que alguno de ellos comenzamos a coleccionarlos. Desde el intercambio de cromos o de canicas en el patio del colegio, imanes de ciudades visitadas para el frigorífico, entradas de espectáculos hasta las cervezas que hemos bebido. No sabemos por qué lo hacemos, pero tenemos una necesidad innata de ir consiguiéndo juntar todas las versiones. 

Nuestro cerebro necesita marcarnos unos objetivos a conseguir, muy similares a los que nos hacemos al comenzar el año, para una carrera o un pasatiempo. En todos esos casos, la recompensa que recibimos al conseguirlo nos resulta altamente placentera.

En ocasiones se comienza una colección y al cabo de un tiempo se abandona por la monotonía y la rutina; mientras que en otras se incremente la necesidad por conseguir algo cada vez más exclusivo y único.

Alrededor del 75% de las colecciones se realizan individualmente, sin necesidad de seguir el catálogo o el ritmo de las empresas que venden colecciones por lotes. Es por ello que hoy en día podemos encontrar colecciones no solamente de sellos, monedas, o piezas de arte, sino objetos que para algunas personas pasan desapercibidos hasta ver la gran variedad de tipos que existen sobre ellos.

Es el caso de la inglesa Carol Vaughn. Jubilada de 65 años posee una colección impresionante de pastillas de jabón. Su colección comenzó desde 1991, convirtiéndose así en más de 5000 unidades de barras de jabón coleccionadas.

Carol Vaughn

Una de las colecciones más extravagantes puede ser la del americano Eric Ducharme, un veinteañero estadounidense que vive obsesionado con las colas de sirena. Es tal su adicción que no solamente colecciona reproducciones de esta criatura mitológica, sino que también se enfunda en ellas àra nadar en las costas de Florida y tiene una empresa para crearlas y venderlas. Normal que a Eric Ducharme se le conozca como el hombre sirena. 

Y es que la diversidad de colecciones no conoce límites, regalándonos rarezas como el coleccionista anónimo que tiene la colección más grande de 8.000 diferentes latas de Coca-Cola desde principios de los años 80; la colección de John Reznikoff con pelos de personajes históricos y celebridades, tales como Abrahan Lincoln, Albert Einstein, Marilyn Monroe; o la del alemán Jens Veerbeck quien a sus 50 años posee una colección de más de 600 modelos de tostadoras. Es tal la afición que tiene que incluso abrió su propio museo online para verlas. 

tostadoras

Hay colecciones que para agrandarlas se debe buscar y viajar mucho, y sino que se lo digan a Dieter Kapsch, quien colecciona cientos de cubiertos procedentes de todo tipo de compañías aéreas, desde AirEuropa a Cathay Pacific y lo muestra orgulloso en su Flickr

No hay que cruzar fronteras para ver colecciones extravagantes. En Basauri, Vizcaya, un vecino  de la localidad colecciona desde hace años los famosos dispensadores de caramelos PEZ. Una colección que seguro deja buen sabor de boca. 

 

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?