Sociedad

Las mejores historias están protagonizadas por los mayores

Laura Moro

Foto: Bigstock

Viernes 1 de octubre de 2021

15 minutos

El vínculo entre abuelos y nietos es tan grande que son capaces de hacer cualquier cosa por ellos

Historias emotivas protagonizadas por mayores
Laura Moro

Foto: Bigstock

Viernes 1 de octubre de 2021

15 minutos

Hay personas que marcan nuestra vida, y para muchos esas personas serán sus abuelos y abuelas. Los que tienen la suerte de disfrutar y aprender de ellos desarrollan un cariño especial, y suelen mirarlos y respeto. Y es por eso que las historias entre abuelos y nietos no dejarán nunca de emocionarnos, y sorprendernos. Hoy, 1 de octubre, Día de las Personas Mayores recordamos algunas de ellas:

1. Si el abuelo no va a la boda, la boda va al abuelo

Para los novios, el día de la boda es uno de los más importantes de su vida, y es normal que quieran tener a todos sus seres queridos reunidos para celebrar con ellos este día tan especial. Pero hay veces que este deseo no se puede cumplir. Esto es lo que le pasó a Savino, cuya mayor ilusión era ver cómo su nieto se daba el ‘si, quiero’ con su prometida María.

Ingresado en el hospital Azienda Sanitaria Locale BT, en Italia, y sin poder salir de la cama pensaba que su sueño no iba a cumplirse. Pero se equivocaba: su nieto contactó con el hospital para poder llevar su boda hasta su abuelo, quién desde una habitación que daba al jardín del centro, no pudo contener las lágrimas al ver a los novios. 

La ceremonia, que se llevó a cabo con todas las medidas de seguridad, acabó con los novios agradeciendo a Savino su presencia, pues para ellos fue “el regalo más bonito que podría haberles hecho: estar". "Al final lo lograste", escribieron, "cumpliste tu promesa".

2. El primer saludo militar

Hay días que todos recordamos con mucho cariño, y entre ellos seguro que se encuentra el de nuestra graduación. Para Nicholas Allen de 22 años, la presencia de su abuelo en su acto de graduación de la Marina de los Estados Unidos era muy importante. Sin embargo, Gail Allen no pudo asistir porque padece alzhéimer.

Y su nieto hizo lo mismo que los protagonistas de la historia anterior: llevar la graduación a su abuelo. Aunque Nicholas más que compartir la ceremonia quería algo más especial: recibir de él, el primer saludo militar, una de las tradiciones más históricas del país: "Es una señal de respeto recibir el primer saludo".

Y así fue. Enfundado en su traje de marine Gail de 78 años, saludaba a su nieto: "Se lo pusimos y salió y estaba más alto que en años. Mi madre estaba llorando". La emoción por ver a Gail con el uniforme que hacía décadas que no usaba, y el saludo entre las dos generaciones es algo que la familia no olvidará: "Nunca lo vi vestido con él, pero hablaba de la Marina todo el tiempo", explicaba su hijo Kennet.

Gail aún reconoce a su familia lo que hizo que pudiera valorar la importancia del saludo: "Estamos en un buen momento para poder compartir esto y estar juntos", dijo. "Estoy agradecido de haber capturado el momento".

3. El último regalo del abuelo antes de morir

Esta es una de esas historias que emociona a todo el que la lee. El abuelo de Cris le regalaba “desde que sé leer” un libro por su cumpleaños. Tras su fallecimiento, “hoy hemos celebrado mi primer cumple sin él”

Lo que podría parecer una triste historia, dejó sin palabras a Cris cuando supo que su abuelo no quería perderse este cumpleaños, a pesar de ya no estar presente: "Lo que menos me esperaba era recibir el último libro que le pedí. Pues lo compró y lo dejó escondido antes de morirse. Y hoy me lo han dado. El mejor", concluye Cris.

Amapolas en octubre, de Laura Riñón, es el libro que Juan guardó para que se lo dieran a su nieta el día de su cumpleaños, y que provocó que a más de uno se le cayera una lagrimita al leer esta bonita historia: "Madre mía, qué bonito, gracias por compartirlo. Tu abuelo te verá orgulloso cada día", "Estoy llorando, qué bonito es el amor de abuelos a nietos, ojalá poder tener yo al mío de vuelta. Ánimo preciosa él está contigo", fueron alguno de los comentarios.

4. 'Tarjetas de vida'

Ver como alguien que quieres se olvida de ti es una de las sensaciones más dolorosas que puedes experimentar. Pero como siempre hay historias emocionantes detrás de tanto sufrimiento. Es el caso de Leti, Lara e Irene, que decidieron hacerle a su abuela unas 'tarjetas de vida': "Mi abuela tiene demencia y mis primas y yo le hemos hecho como unas tarjetas con nuestras fotos, y a qué nos dedicamos. Le ha encantado porque cada vez que lo ve es como si lo viera por primera vez, y le hace mucha ilu. Los comparto por si alguien le sirve de inspiración".

La idea de las primas se hizo viral y muchos fueron los usuarios que agradecieron a Lara el haber compartido la idea: "Piel de gallina. Que necesario es el amor abuelos-nietos. Súper emotivo", "Muero de amor", "Mil gracias por la idea" o "Me parece un detalle precioso". 

Aprovechando la repercusión del tuit, Lara recordó la importancia de querer y dar cariño a los más mayores: "No tengo nada que promocionar solo os digo abracéis mucho a vuestros abuelos ahora que los están vacunando". 

5. Visitas en tiempos de pandemia

La historia detrás de la foto viral del reencuentro de un nieto y su abuela un año después

A principio de año los esperados reencuentros entre abuelos y nietos empezaban a darse a medida que los mayores se iban vacunando. Álvaro Carrillo fue uno de los usuarios que compartió en Twitter el esperado reencuentro con su abuela: "Hacía casi un año que no veía a mi abuela. Hoy me ha escrito muy triste, media hora después la he llamado, le he dicho que abriera la puerta y me he sentado a 5 metros de ella. He visto sus ojos de alegría y me he puesto muy feliz".

Carrillo explicó que a ABC que "Teníamos miedo y cuando la situación parecía que iba a mejor, empeoraba, y no hemos pasado ni Navidad ni ninguna celebración con ella para protegerla", contó el malagueño, que vive en el Rincón de la Victoria mientras que su abuela, Carmen Peláez, reside en Málaga. Esta distancia hizo que fuera más complicado aún, el poder ir a verla por las restricciones de movilidad.

Al abrir la puerta y ver a su nieto a Carmen "casi se le saltaron las lágrimas". Se despidieron "con un abrazo a distancia", y una promesa que seguro que ya habrán podido cumplir: abrazarse y verse como lo hacían antes.

6. 76 días sin verse

José Antonio de 56 años pasó 76 días ingresado en el hospital (60 de ellos en UCI) por coronavirus, y al salir tenía claro que lo primero que quería hacer era abrazar a su único nieto. ya que "pensé que no volvería a verlo", declaró.

Y el reencuentro no se hizo esperar: con el pijama del hospital aún puesto, y en silla de ruedas, José Antonio y Adrián de 6 años se fundían en un abrazo en el jardín del hospital. 

Adrián quiso ponerse una capa roja de súper héroe para homenajear a su gran héroe: "Él no me quería soltar la mano", recordaba José, emocionado, que en el tiempo que dura el encuentro no dejó de abrazar, besar y admirar a su nieto.

Una historia con final feliz que demuestran que el cariño que se tienen es infinito.

7. “Mi abuela está embarazada”

Está claro que los abuelos y los nietos se lo pasan muy bien cuando están juntos. Y esta es una de esas historias donde la complicidad entre abuela y nieta supera los límites de la verdad.

Tamara García decide gastarle una broma a su abuela, y le explica que tiene que hacer un vídeo "dando pena" para que la joven pueda conseguir una beca. Su abuela que acepta la propuesta sin dudarlo, no puede evitar contener la risa a los pocos segundos, y proponerle a su nieta varias poses para que se note que está triste: "¡Pero para dar pena hay que llorar!", le asegura.

La risa de la mujer es tan contagiosa que Tamara no puede ni hablar, y a las dos les da un ataque de risa. Tras unos segundos sin poder parar de reír, Tamara comienza el vídeo: "Hola, mi nombre es Tamara García. Quiero solicitar esta beca porque nos hace mucha falta en casa. Vivo con mi abuela y está embarazada. Está esperando un hijo". Al oír la mentira, la mujer no puede evitarlo y suelta una carcajada ante tal ocurrencia.

A pesar de la risa, la mujer asegura que sí, que a sus 90 años está esperando un hijo. La complicidad entre ambas es evidente, y su risa tan contagiosa, que fueron muchos los usuarios de Twitter los que pidieron “una cadena infinita de abuelas a carcajadas”.

8. Una abuela 'con buen humor'

Rosa y Christian son abuela y nieto, y juntos forman una de las mejores parejas de las redes sociales. A través de su cuenta Conbuenhumor comparten con sus seguidores de TikTok, YouTube e Instagram divertidos vídeos donde aparecen los dos.

A sus 81 años, Rosa acepta todo tipo de retos: se ha subido a un coche de carreras, se ha tirado de una tirolina, ha viajado en barco, se ha sumergido en una piscina de bolas… Demostrando que la edad no tiene límites.

"Mi abuela es maravillosa. El mejor regalo que me ha dado la vida. Me encanta verla feliz". Así presenta Christian su canal de Youtube, con un emotivo vídeo en el que se lo puede ver con Rosa riendo y disfrutando. Y por eso anima a que todos y todas sigan su ejemplo y pasen más tiempo con sus mayores: "Cada vez más niños y niñas hacen vídeos con sus abuelos, sin darse cuenta pasan tiempo con ellos, aunque sea para ganar seguidores y las dos partes felices".

Ambos derrochan felicidad, y las risas no faltan cada vez que se juntan algo que encanta a sus seguidores.

Sobre el autor:

Laura Moro

Laura Moro, periodista.

… saber más sobre el autor