Sociedad

Piden investigar la muerte de una mujer de 66 años tras una hora y cuarto esperando una ambulancia

65ymás

Foto: Europa Press

Martes 1 de febrero de 2022

3 minutos

El marido de la fallecida realizó hasta cuatro llamadas al 112

Piden investigar la muerte de una mujer de 66 años tras una hora y cuarto esperando una ambulancia
65ymás

Foto: Europa Press

Martes 1 de febrero de 2022

3 minutos

La asociación El Defensor del Paciente ha solicitado a la Fiscalía General del Estado que abra una investigación tras la muerte de una mujer de 66 años en Valencia, por presunta omisión del deber de socorro, tras realizar su marido cuatro llamadas al teléfono de emergencias 112 y no llegar la ambulancia hasta una hora y cuarto después del primer aviso. 

Ana María Peris, de 66 años y sin aparentes problemas de salud, sufrió un aneurisma cerebral el pasado 2 de septiembre. Tal y como informa el diario Levante, ya inconsciente y tras intentar reanimarla con un masaje cardiaco, su marido, al ver que la ambulancia que había solicitado insistentemente no llegaba, la subió junto a su hijo al coche y la llevaron al servicio de Urgencias del Hospital General de Valencia. Tras cuatro días en coma en la UCI, el 6 de septiembre se certificó su fallecimiento.

Los hechos ocurrieron a las 17.30 horas del pasado 2 de septiembre, cuando Ana María comenzó a sentirse mal cuando se encontraba en el domicilio de uno de sus hijos. Viendo que no mejoraba, a las 18.10 horas su marido, Javier Pastor, realizó una primera llamada al teléfono de Emergencias 112. Tras saltar un contestador automático hasta en tres idiomas –valenciano, castellano e inglés– le pasaron con el operador, quien comenzó a hacerle varias preguntas para evaluar la gravedad y urgencia del aviso. El operario le dijo ya en esa primera llamada que iba a enviar "un médico o una ambulancia".

A los pocos minutos, su mujer perdió el conocimiento y a las 18.45 horas vuelve a llamar, desesperado, por segunda vez al 112. Posteriormente el reclamante recibe la llamada de una médico preguntándole sobre el estado de su esposa y le vuelven a insistir en que mandarán una ambulancia. Como por allí no aparecía servicio médico alguno para auxiliar a su esposa, Javier llamó a su hijo, que venía de Torrent, pidiéndole ayuda, y vuelve a telefonear por tercera vez al 112 a las 19.05 horas.

Al ver que empezaba a fallarle la respiración, sin tener nociones algunas en materia de reanimación, pero desesperado porque veía que se le moría allí mismo, Javier le hizo un masaje cardiaco mientras, con el teléfono en manos libres, volvía a llamar por cuarta vez al servicio de Emergencias. A los pocos minutos llegó su hijo y entre los dos la suben al coche y la llevan a toda prisa al Hospital General de Valencia, donde falleció cuatro días después. La ambulancia llegó finalmente a las 19.30 horas, donde solo encontraron al otro hijo de la mujer.

 

Hospital General Valencia

"Nadie puede morir sin atención en España"

Carmen Flores, presidenta de El Defensor del Paciente, ha dirigido un escrito a Dolores Delgado, fiscal General del Estado para que se investigue lo ocurrido. "Murió sola, en situación tercermundista. La noticia que le adjuntamos nos obliga a que usted, como servidora pública, investigue e incluso acuse si así considera. Los seres humanos en un país como el nuestro no se pueden morir sin atención. Todos nacemos para morir pero no en esta condiciones", subraya en la misiva.

Esta asociación recuerda que son "demasiadas muertes en las mismas o parecidas circunstancias en España". "Parece que está de moda la omisión del deber de socorro, vease las residencias. ¿Donde está la depuración de responsabilidades? No la vemos por ninguna parte", asegura Carmen Flores.

"Ya es demasiado dolor, demasiado sufrimiento, porque no hay personal, porque no funciona el protocolo del 112-061 y eso está costando muertes o consecuencias irremediables. Esto es una petición de auxilio y depuración de responsabilidades", concluye su escrito.

Sobre el autor:

65ymás

… saber más sobre el autor