Sociedad

Los cojines berlineses que sobresaltan a los conductores en algunas ciudades españolas

Toni Esteve

Foto: Alain Caraco

Lunes 26 de octubre de 2020

2 minutos

Provocan caídas de motoristas por su deficiente señalización

El Fiscal que quiere la 'M' para conductores mayores: "¿Los que llevan la 'L' están estigmatizados?"
Toni Esteve

Foto: Alain Caraco

Lunes 26 de octubre de 2020

2 minutos

Los cojines berlineses son uno de los métodos más utilizados últimamente para regular la velocidad en los cascos urbanos. Para garantizar que los conductores no se exceden de velocidad, se están colocando en la calzada estos reductores de velocidad fabricados en caucho, que disponen de ocho puntos de anclaje al suelo. Se llaman «cojín berlinés» porque se implantaron inicialmente en la ciudad de Berlín.

Utilizados frecuentemente en zonas donde existe una limitación de velocidad, los cojines berlineses son una elevación implantada en una parte de la calzada que constituyen un obstáculo en función de la distancia de las ruedas del mismo eje del vehículo. Así, este dispositivo hace que los vehículos de transporte público puedan circular sin sufrir el efecto de elevación, ya que dejan el badén entre las ruedas. También los vehículos grandes de emergencias, como ambulancias o camiones de bomberos, lo pueden sortear con facilidad del mimos modo. Sólo los turismos, por la menor distancia entre ruedas del mismo eje están obligados a pasar por la parte elevada.

Qué son los cojines berlineses que sobresaltan a los conductores en algunas ciudades españolas

El problema principal es para las motos

Para las motocicletas, es difícil pasar por encima de los cojines berlineses a una velocidad de 30 kilómetros de manera estable, y si encima están mojados por la lluvia la posibilidad de resbalar en ellos es elevada. Si te despistas, no frenas a tiempo y pasas a mayor velocidad de los 30 km podría ser que incluso la moto entera se elevara del suelo. Así que no hay más remedio que frenar frente al cojín berlinés o sortearlo por un lateral, si es que lo ves con tiempo y la calzada tiene espacio suficiente para poder hacer la maniobra. Y es que, de hecho, los cojines no están señalizados verticalmente (solo disponen de una nimia pintura o cinta reflectante en el mismo caucho) que apenas se ve de día ni de noche.

También suponen un peligro los frenazos de los coches que se detienen para intentar superar el badén sin lastimar el coche (dos ruedas pasarán seguro por encima, lo que hará inclinar el turismo hacia un lado u otro).

Piden su retirada

En Barcelona, donde bajo el lema «Ciudad 30», el Ayuntamiento prevé que a finales de 2021 un 75% de las calles de la ciudad se rijan por esta restricción, los cojines berlineses han proliferado por toda la urbe, al igual que en otras grandes ciudades españolas.

Las asociaciones de motoristas ya se han quejado del uso de estos cojines, e incluso el grupo municipal de Cs (@CiudadanosCs) en el Ayuntamiento de Barcelona (@bcn_ajuntament) ha pedido al Gobierno de la alcaldesa Ada Colau suprimirlos y sustituirlos por otros sistema reductores de velocidad "que garanticen la circulación en condiciones de seguridad de vehículos y motoristas".

En un reciente comunicado, el concejal de Cs Celestino Corbacho ha explicado que estos elementos han generado numerosas críticas por parte de asociaciones de motoristas y conductores porque "provocan caídas por su deficiente señalización". Ha añadido que están hechos con material resbaladizo, por lo que estos elementos "constituyen un riesgo sobrevenido par la seguridad de los vehículos de dos ruedas", por lo que ha instado a sustituirlos por otro sistema, como señales luminosas, badenes sonoros o bandas rugosas.

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?