Sucesos

Una joven, sobre el discapacitado torturado en Mallorca: "Proponía cosas muy turbias y nos alejamos"

65ymás

Miércoles 17 de marzo de 2021

4 minutos

Llevaba más de un año tentando a chicos con un "concurso" para que le tatuaran y vejaran

Comisaría Policía Manacor
65ymás

Miércoles 17 de marzo de 2021

4 minutos

El Diario de Mallorca ha tenido acceso a algunos de los mensajes que el hombre con discapacidad intelectual torturado hace unos días en Manacor (Mallorca) intercambió con algunas de las personas con las que contactó para el concurso organizado por él mismo. En el texto de la noticia se puede leer cómo explicaba en qué consistían las pruebas y cuántos puntos se conseguían con ella. En un momento dado llega a escribir que “si no tenéis piedad, ganáis más puntos”.

En otro de esos intercambios de mensajes instantáneos, la víctima explica que “va a ser un concurso en plan secuestro. Será ‘gore’ cien por cien. Yo aguanto todo”. A medida que avanza la investigación después de que el hombre, que acudió al hospital con múltiples lesiones, denunciase lo ocurrido, se ha descubierto que este no ha sido el primero concurso de este tipo organizado, que lleva años haciéndolo.

Según publica el mencionado diario local, en 2018, y según el testimonio del hombre, organizó uno que acabó con él mismo detenido por la Guardia Civil porque no pagó el premio prometido de 2.000 euros. En esta ocasión los premios iban de 3.000 euros para el primero a los 500 euros que recibían los perdedores solo por el hecho de participar.

Elizabeth, una joven de Valencia que estuvo en contacto con la víctima de las torturas y formó parte de uno de esos grupos de WhatsApp, ha contado a El Diario de Mallorca que lo dejó cuando todo comenzó a parecerle demasiado “turbio”. De cómo llegó hasta ahí, ha explicado que la “contactó por un anuncio que tengo en Internet como animadora infantil”. Eso fue en julio de 2020.

 

La policía salva la vida a una mujer de 75 años encerrada en su casa con diversas hemorragias. Foto: Europa Press

 

Entonces le habló de un proyecto que tenía en marcha y le comentó que era un programa consistente en superar retos para el que buscaba actores. “Ofrecía entre 500 y 3.000 euros por el trabajo, que tenía formato de concurso. Incluso me envió un contrato. Parecía todo muy serio y, desde luego, no se le notaba ninguna discapacidad intelectual”, comenta.

En un primero momento “todo parecía bastante normal, pero conforme pasaban las semanas empezó a sugerir retos desagradables o extremos, o de tipo sexual, rollo depravado y sado, y eso ya no me gustó”, añade esta joven en su entrevista con el medio local. Si alguien se oponía, lo echaba del grupo, asegura. Ella, por su parte, cuando se volvió “turbio” optó por silenciar el grupo y dejarlo estar.

Entonces comenzó, según su testimonio, a recibir mensajes directos en el que le pedía que le grabase audios “las cosas sucias que le haría”. Aquello de dio “hasta miedo” y al final, en octubre, la expulsó del grupo que tenían todos. 

En otro grupo paralelo que algunos de los participantes en el principal formaron, según Elizabeth, varios comentaron los mensajes que recibían por privado. En ellos la víctima de torturas les contaba los problemas con su familia y asuntos muy personales. Ellos llegaron a la conclusión de que “a todos nos decía más o menos lo mismo, pero adaptándolo a cada uno para tocarte la fibra y que participaras”.

La propuesta era reunirlos a todos un fin de semana —incluso les había prometido pagarles viaje y estancia a quienes llegasen de otras comunidades, aunque luego se iba retractando— y someterse a los retos. Si los superaba, no pasaba nada, pero si no, quien lo ejecutaba sumaba puntos mediante un sistema ideado por él. Cuánto más extremos, más puntos. El ganador se llevaría 3.000 euros, el segundo, 2.000 y el tercero, 1.000. Y por participar, reza el contrato que les enviaba para firmarlo, quedaba garantizado el cobro de 250 euros.

La Policía Nacional ha recordado que este hombre sufre una discapacidad intelectual, por lo que durante la investigación el médico forense determinará si esto afecta a su capacidad cognitiva