Tecnología

Los ciberataques y deepfakes también preocupan a las aseguradoras: “No estamos preparados”

Beatriz Torija

Domingo 14 de marzo de 2021

5 minutos

El fraude digital es cada vez más sofisticado y difícil de detectar

Los ciberataques y deepfakes también preocupan a las aseguradoras: No estamos preparados
Beatriz Torija

Domingo 14 de marzo de 2021

5 minutos

El deepfake de Lola Flores que ha hecho Cruzcampo para su última campaña publicitaria es sorprendente. El de Tom Cruise en Tik Tok jugando al golf y riéndose, resulta algo perturbador. Pero el caso de un alto directivo de una multinacional alemana, que recibe una videollamada de su jefe, el consejero delegado de la empresa, para pedirle un pago urgente a un proveedor es aterrador. Sobre todo, porque la banda de crimen organizado que estaba detrás se hizo con un botín de más de 200.000 euros.

Los ciberataques y deepfakes también preocupan a las aseguradoras: “No estamos preparados”

Arturo López Linares, director de siniestros de AXA España se ha mostrado muy preocupado esta semana, durante la presentación del VIII Mapa AXA de Fraude al Seguro por la incorporación de tecnologías tan avanzadas como la Inteligencia Artificial por parte del crimen organizado. “El fraude digital” ha dicho, “es el futuro en el que vamos a estar”. Y no estamos preparados.

“Es la gran preocupación del sector” asegurador, asegura López-Linares. “Las compañías necesitan acelerar sus capacidades para detectar el fraude digital, necesitan mayor tecnología y mayor inversión”.

Inversiones millonarias para luchar contra este fraude

Durante la pandemia, los ciberataques aumentaron un 600%. Ante la perspectiva de que el trabajo se consolide y de que el comercio electrónico continúe creciendo, la protección de datos se consolida como uno de los mayores desafíos de las empresas en este 2021. Según las predicciones sobre la ciberseguridad en 2021 de Fujitsu, el 5G traerá consigo potenciales vulnerabilidades.

La realidad demuestra que así es. El Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) sufrió el pasado martes un ataque informático cuyos efectos aún no han sido solventados. El cobro de prestaciones por desempleo o Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) están en juego. Otro ciberataque al software de correo electrónico de Microsoft en Estados Unidos ha puesto en alerta a cientos de miles de empresas de todo el mundo. Y la Autoridad Bancaria Europea (EBA) fue víctima de un hackeo. Y todo esto, solo en esta semana.

La vicepresidenta de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), Montserrat Martínez, ha recordado la importancia de dedicar recursos a la ciberseguridad, ya que limitar y gestionar el riesgo tecnológico mediante la inversión es una cuestión de supervivencia. Durante su intervención de clausura en las jornadas sobre fintech, Martínez ha asegurado que el 23% de las grandes empresas sufrió algún incidente de seguridad durante 2020. "Nos estamos acostumbrando a noticias de ataques para acceder a datos o realizar algún tipo de fraude y su tendencia es creciente", ha advertido.

En esta línea, ha reconocido que el nuevo reglamento de ciberseguridad de la Unión Europea (Dora) previsiblemente requerirá de un importante esfuerzo por parte de las empresas.  “Una tecnología más potente facilita la comisión de fraudes” ha dicho Arturo López Linares, director de siniestros de AXA España. “Necesitamos, como sector, adecuarnos a esta situación. En 2020 hemos dedicado más de tres millones de euros a formación, pero no es suficiente. Necesitamos desarrollar más tecnología”.

Los ciberataques y deepfakes también preocupan a las aseguradoras: “No estamos preparados”

Hacia un nuevo tipo de fraude al seguro: el digital

Las asegurdoras se enfrentan a tres tipos de fraude: el ocasional u oportunista, el premeditado y el organizado. El primero es en el que se aprovecha un siniestro real para engrosar un poco la indeminzación o el arreglo. Todos lo conocemos: intentar que el taller arregle un rayón anterior tras un parte de chapa, hacer creer a la aseguradora que tenemos el congelador lleno de solomillo de termera, bogavantes y caviar cuando la póliza de hogar nos va a cubrir los daños tras un corte eléctrico, y cosas similares.

En el fraude premeditado, los daños pueden ser reales o ficicios, pero han sido planificados con antelación. Y, por último, el fraude organizado, el más peligroso, es el que cometen bandas y tramas criminales organizadas.

A estos tres tipos de fraude al seguro, las compañías ya cuentan con que muy pronto habrá que añadir el fraude digital.Algunas tramas de delincuentes ya se apoyan en la tecnología. Falsifican documentos digitales, como facturas o documentos de identidad, manipulan páginas web de gestión de siniestros… el delito es digital. Y aquí es donde las compañías prevén un importante aumento de la delincuencia que, además, será cada día más sofisticado. "Va ser un fraude caro y cada vez más habitual", ha dicho Arturo López Linares, director de siniestros de AXA España.