Tecnología

Consejos de la Guardia Civil para no caer en bulos

Ignacio Casanueva

Domingo 5 de julio de 2020

2 minutos

Consejos de la Guardia Civil para no caer en bulos

En épocas de crisis, de confusión y de enfrentarse a algo novedosos, como está siendo la pandemia del coronavirus, la información es más importante que nunca. Cuando esta es veraz, calma los nervios y ayuda a poner claridad en unos días en los que la angustia y el desconcierto campan por las calles.

Pero al mismo tiempo, estos sentimientos se ven alimentados por los bulos, medias verdades y mentiras que corren como la pólvora. La poca capacidad de respuesta hacia ellos hace que la rapidez de su expansión sea enorme. Es en las personas donde reside la capacidad de tener criterio para pararlas y no esparcirlos. Como si fuera un virus.

 

Una autoridad que ha querido ayudar en esta tarea ha sido la Guardia Civil. Mediante un mensaje en sus redes, ha alertado y dado algunos consejos para combatir los bulos frente a la pandemia del COVID-19, unos tips que pueden aplicarse al resto de “verdades” que nos llegan por todo tipo de canales: enlaces en whatsapp, conversaciones con amigos, páginas web aleatorias…

Son estos:

  1. Atención a las imágenes públicas que no enlazan con un «link» a una fuente oficial. Estas imágenes pueden ser un montaje. Los programas de edición que existen actualmente consiguen hacer que cualquier institución haga públicos comunicados “oficiales”. Además también hemos visto que otras imágenes no se correspondían con lo que describen, como la morgue de un hospital madrileño, que resultó ser de un hospital en Guayaquil (Ecuador). Y es que si esa información no va acompañada de ninguna fuente pública, como sería la OMS o el Ministerio de Sanidad, no hay que darle veracidad a la información.
  2. Verificar cuándo y dónde se publicó el contenido del mensaje utilizando buscadores. Para esto tenemos internet. Si tiene dudas sobre la veracidad de un texto que le ha llegado rebotado por internet, realiza una búsqueda para confirmar la procedencia de este y su autenticidad.
  3. Redacción: Un organismo público, o un medio de comunicación profesional, raramente va a compartir un información mal redactada . Faltas ortográficas o de sintaxis son indicadores habituales de la falsedad de la comunicación.
  4. Desconfíe de los perfiles que no sigues habitualmente o de reciente creación.
  5. Preguntar a fuentes oficiales o a los mcs sobre informaciones sospechosas. La suplantación de identidades es una de las bazas que juegan los bulos para dotarse de veracidad. “Podemos esperar que los cibercriminales sigan empleando el coronavirus como escusa para lanzar ataques. La forma de actuar es la de la suplantación, como hemos visto en el caso de un grupo de ciberdelincuentes chinos. Sin embargo, ya lo hemos visto en el caso de ‘phishingen el que los atacantes se hacían pasar por el Ministerio de Sanidad a través de WhatsApp”, explica a ABC Eusebio Nieva, director técnico de la empresa de ciberseguridad Check Point.
  6. Ayuda a hacer #StopBulos y a evitar situaciones de alarma social.
  7. Si la información alarmista le llega por WhatsApp no la comparta si no se está seguro de su autenticidad.
  8. Si la noticia es de hace varias horas y no la ve en un medio de comunicación profesional, sin duda ha de tratarse de un bulo.
  9. La fuente: El primo, el amigo, al que le ha contado un familiar que sabe de buena tinta... No es una fuente solvente. Hay que tener cuidado y seleccionar bien las fuentes donde nos informamos.
0

No hay comentarios ¿Te animas?