Practicopedia

15 utensilios básico en la limpieza del hogar

N. Abril

Viernes 15 de mayo de 2020

3 minutos

A falta del robot aspirador esta es la lista básica que se necesita para mantener una casa limpia

15 utensilios básico en la limpieza del hogar

Un jovenzuelo (o no tanto) que por fin puede abandonar el nido y se encuentra ante la lista de cosas que necesita para poder limpiar y, claro, pregunta a la voz de la experiencia. Una jovenzuela (o no tanto) que estos días de limpieza exhaustiva en busca de eliminar virus, llama al que sabe que sabe… ¿Qué le dirías? Seguro que hoy le aconsejarías que se haga con un robot aspirador con nombre de baile o en su defecto, los mejores productos o utensilios del mercado o directamente alguien que hiciera por nosotros la limpieza de nuestra casa.

Pero si no es el caso, atento porque te hacemos la lista para que la puedas compartir. Mantener el espacio limpio y seguro no necesitas aparatos grandes, ni sofisticados, ni caros sino, más bien al contrario, pequeños, económicos y con un uso muy simple son más que suficiente. Eso sí, ¡no tenemos la receta para que se muevan solos!

Consejos de limpieza en el hogar para alérgicos

 

Vamos con estos clásicos:

  • Guantes de goma: siempre han sido necesarios por salud y seguridad, seguridad y salud. En estos tiempos de protagonismo vírico, mucho más. Es aconsejable su uso porque evita el contacto directo con productos que pueden ser abrasivos, pero además protege de posibles contagios en algunas zonas sensibles de la casa, como pueden ser los baños. Y por qué no señalarlo: favorecen unas manos cuidadas y bonitas.
  • Escoba y recogedor: son los utensilios más tradicionales para acabar de una manera rápida con la suciedad diaria del suelo de nuestra casa. En el mercado hay diferentes formas y materiales tanto de escobas como de recogedores, pero todos tienen unos precios asequibles para cualquier bolsillo.
  • Fregona y cubo de fregar: nuestro made in spain más internacional. Este invento español es uno de los utensilios más comunes en las casas y uno de los que mejor ha llevado el paso del tiempo, pues, aunque existen diferentes tipos de palos, de fregonas y cubos continúa siendo insustituible para dejar los suelos limpios y relucientes.
  • Bayetas: también existe mucha variedad de tipos, tamaños, colores, texturas y marcas. Pero al final lo importante es que cumpla con la finalidad de poder limpiar con agua sin empapar demasiado la superficie o la de recoger y secar agua sobrante o zonas previamente lavadas con agua abundante, puesto que su principal característica es ser absorbente.
  • Estropajos: en este caso el color sí importa, ya que suelen representar la dureza del material. Usados para eliminar la suciedad más incrustada, si no utilizamos el apropiado, corremos el riesgo de rayar la superficie.
  • Esponjas: esta prima suave del estropajo es su alternativa. Muchas de ellas sirven para limpiar cristalería o superficies más delicadas. Algunas, además, se presentan con la doble posibilidad y tienen esponja y estropajo, así como una forma que favorece la protección de las uñas durante su uso.  
  • Papel absorbente: se ha convertido en un producto estrella de la limpieza. Lo mismo para secar, que para recoger algún “destrozo ocasional”, como sustituto de servilletas o para envolver una merienda… y sobre todo en los casos en los que hay que actuar rápido, allí está el papel absorbente.
  • Trapos para el polvo: otro clásico que no pasa de moda y que se ha ido reinventando. Desde los de usar y tirar hasta los que vienen con forma de guante para facilitar su paso por las superficies.  
  • Trapos de algodón: imprescindibles para la limpieza de la casa tanto para quitar suciedad como para secar y abrillantar superficies. Los de rejilla son muy buenos para quitar la suciedad más incrustada.

Este equipo de limpieza puede completarse con otros utensilios que te ayudarán en casos más específicos:

  • Gamuzas: si quieres aplicar determinados preparados sobre una superficie.
  • Plumeros: para quitar polvo de las zonas más inaccesibles o delicadas.
  • Cepillos: los de la ropa, los de cerdas duras o incluso los de dientes pueden ser útiles para limpiar suciedad seca o para aplicar y extender productos sobre las superficies.
  • Rasquetas o papel lija: algunos papeles de lija sirven para recuperar superficies rayadas o con desperfectos como puede ser una encimera de mármol o un suelo de barro. Las rasquetas, por ejemplo, son muy útiles para rascar la suciedad de zonas delicadas como las vitrocerámicas.

¡Ya estás listo para mantener tu casa limpia! Y mientras esperas la llegada de algún robot que te ayude, siempre puedes ¡bailarte una rumba!

bigstock Senior Man Dancing With Broom 31419170
0

No hay comentarios ¿Te animas?