Cómo

¿Cómo transformar en compost natural los residuos orgánicos que tiras a la basura?

Mariola Báez

Lunes 25 de marzo de 2019

2 minutos

Aprovechando restos de alimentos, puedes obtener el mejor fertilizante para tu jardín

Cómo hacer compost (bigstock)

Con un poco de paciencia y dejando que la naturaleza actúe a su ritmo, es sencillo tener siempre a mano un abono natural del que las plantas que tienes en tu casa o jardín obtendrán todos los nutrientes que necesitan.

La Asociación Española de Fabricantes de Agronutrientes (AEFA)  define el compost como un producto obtenido por fermentación aeróbica de residuos orgánicos. Según la legislación actual, el compost que podemos adquirir debe llevar al menos un 25% de materia orgánica, pero tú si quieres puedes hacerlo en tu casa 100% natural.

 Cómo hacer compost (bigstock)

¿Cómo se hace compost casero?

Si te animas a probar, tus plantas y el medioambiente te lo agradecerán y, además, ahorrarás dinero en fertilizantes químicos. Tal como señalan los expertos, el compost es un elemento básico que ayuda a lograr un suelo más fértil.

Para empezar en el compostaje necesitas muy poco. Lo ideal es que cuentes con un recipiente apropiado, un compostador o compostera, aunque un cubo plástico también te puede valer. 

Para hacer compost simplemente tienes que adquirir el hábito de separar los residuos orgánicos y llevar al recipiente aquello que sea útil para el compostaje.

Es recomendable empezar colocando una primera capa de tierra, ramas secas o despojos propios de la limpieza de jardín. Preparado el fondo, ya puedes comenzar a echar en el compostador los restos de alimentos aprovechables por ejemplo frutas y verduras, incluidas semillas y cáscaras, huevos, también con cáscara, cualquier alimento "a medio comer" pero que esté en buen estado (no podrido). Lo que no debes utilizar para el compost son los restos de carne o pescado, ni tampoco sus huesos o espinas. Por supuesto, hablamos de restos orgánicos, por lo que no son válidos plásticos, bricks o cualquier tipo de envase metálico o de papel. Tampoco debes verter aceites, ni en crudo ni usados, ni algunos elementos que pudieran resultar tóxicos, como las cenizas quemadas del carbón de una barbacoa.

No se trata de echarlo todo a la vez, sino de ir cada día a verter los residuos generados para que, poco a poco, comiencen a fermentar.

¿Cuánto tarda?

La descomposición de los restos de alimentos se produce lentamente. Puedes tardar en ver los primeros resultados entre un mes y medio y tres meses, según la cantidad que pretendas conseguir.

En este tiempo es fundamental remover el compost cada cierto tiempo para airearlo y favorecer la fermentación. También, necesita cierta humedad, por lo que si tienes la compostera en el exterior, aprovecha un día de fina lluvia para destaparla y hacer que se moje (también puedes regarlo ligeramente tú).

Si ves alguna lombriz, no te preocupes, es normal y cuando el compost esté listo para su uso, ya no las verás. Es una pista para saber cuándo es el momento de dárselo a tus plantas. Otras son: el color, que debe ser marrón muy oscuro, casi negro y la textura, que ha de ser esponjosa, sin que resulten visibles los restos orgánicos que has ido añadiendo.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?