Cómo

¿Cómo puedes aprender a jugar (y ganar) al mus?

Mariola Báez

Martes 12 de marzo de 2019

2 minutos

Si quieres iniciarte en este juego de naipes, estas son algunas claves para empezar tus partidas

El Mus (bigstock)

Para alguien que no lo conozca, el mus es un verdadero misterio, pero se trata de un juego de cartas realmente entretenido que exige máxima atención y cierta picardía y que, si te apetece, puedes aprender.

Para jugar al mus se necesita una baraja española (40 cartas), cuatro jugadores, que se dividirán en dos parejas, y una serie de piezas que permitan "echar cuentas", los llamados amarracos, que son la representación de los puntos que va adquiriendo cada jugador.

Entender el mecanismo de este juego no es sencillo porque el mus implica conocer un vocabulario específico y un lenguaje de gestos muy particular. Son las famosas señas del mus, básicas para comunicarte sin palabras con tu pareja y empezar a jugar.

Iniciándote en el mus

Tienes dos maneras de empezar a entender el mus. La primera es observar atentamente cómo se desarrolla una partida, fijándote en las apuestas (envites) que hace cada jugador y también en sus caras, para descubrir señas como elevar las cejas o torcer el labio, porque cada una tiene su significado.

Por otra parte, es más que recomendable, leer alguno de los libros escritos por verdaderos “profesionales del mus" como por ejemplo: Ordago, de Jordi Briñol (Editorial Círculo Rojo), o La Ley del Mus de Manu Leguineche (Ed. Del Prado), auténtico manual de cabecera de jugadores expertos.

mus (bigstock)

El Mus: tan complicado como divertido

Una partida de mus la gana aquella pareja que consigue llegar primero a los tres tantos, lo que se conoce como una “vaca”. Para ganar el tanto, hay que alcanzar 30 puntos y para lograrlos se jugarán las manos que sean necesarias. En cada una de esas manos se apuesta a los distintos lances, que básicamente son cuatro: Grande, Chica, Pares y Juego y lo primero que necesitas aprender es en qué consiste cada uno de ellos. En la apuesta a Grande se tiene en cuenta que ganará aquel jugador que tenga un mayor número de reyes o de cartas con el número tres (que en mus equivalen a reyes); en Chica, son la cartas más bajas, los "pitos" (ases y doses) los que dan la victoria; en Pares entran en juego los dúplex (cuatro cartas iguales o dos parejas), las medias (tres cartas iguales) o las simples parejas y, por último, en Juego se cuenta el valor númerico de las cartas intentando alcanzar 31.

La habilidad está en hacer tu apuesta en complicidad con tu compañero e intentando despistar a la pareja contraria. Cada jugador hace su envite y, al final de cada tanto, con sus cuatro lances, llegará el momento de descubrir las cartas para saber qué pareja se lleva ese primer punto de tres, que significará que la partida ha empezado con buen pie para ellos.

Para muchos el mus es un arte y si te apetece descubrirlo, ya sabes: lectura, observación y práctica.

0

No hay comentarios ¿Te animas?