Cómo

Cómo usar un humidificador en 5 pasos

Victoria Herrero

Lunes 11 de noviembre de 2019

1 minuto

Emplear un humidificador de forma correcta nos ayudará a mejorar las condiciones del hogar

Humidificador (Creative commons)

Un hogar con un ambiente seco puede perjudicar nuestra salud. Dificultades a la hora de respirar, ronquidos al dormir, piel extremadamente seca o que proliferen ciertas alergias son algunas de las molestias que sufren las personas más sensibles a ese entorno y a esa falta de humedad en su casa. A modo de prevención se pueden utilizar humidificadores que no son más que depósitos de agua que luego se expulsa al exterior en forma de vapor. Así, el ambiente se vuelve más húmedo. 

Antes de apuntar cómo se utilizan estos aparatos, es necesario que cada persona escoja el sistema que mejor se ajuste a sus necesidades

¿Cómo funciona un humidificador?

Una vez tengamos el humidificador en casa, basta con seguir las siguientes recomendaciones:

  • Lee detenidamente las instrucciones del aparato, sobre todo cuando explican cómo usarlo o si es necesario montarlo en piezas. Comprueba entonces todo está correcto y no le falta ningún accesorio importante.  A continuación, conviene lavar por primera vez todas las piezas con agua y jabón suave, para eliminar posibles restos que hayan quedado de su fabricación, montaje o transporte. 
  • Es preferible rellenar el humidificador con agua destilada en lugar de la normal del grifo. A la hora de pensar en la ubicación exacta, lo mejor es optar por una superficie alta y nivelada (por ejemplo, encima de una cómoda) y nunca muy pegado a las paredes. Lo mejor es dejar una distancia de aproximadamente 30 centímetros.  
  • Prueba a encenderlo y regula sus características según necesidades. Los fabricantes recomiendan que los niveles de humedad se encuentren entre el 30% y el 50%. 
  • Nunca lo dejes encendido en un cuarto vacío. Apágalo cuando no lo estés usando.  
  • Lava el humidificador con frecuencia, ya que hacerlo ayudará a prevenir que aparezcan bacterias dentro de este. 

Siguiendo estos consejos de uso notarás, al cabo de los días, una mejoría si tienes tendencia a roncar o excesiva sequedad nasal. Además te ayudará a respirar mejor, levantarte por las mañanas con una voz más suave y una garganta menos seca, así como a tener una piel hidratada (sobre todo la de tu rostro, labios y manos). 

0

No hay comentarios ¿Te animas?