Cómo

¿Cómo se puede recuperar el apetito?

Carlos Zapatero

Jueves 21 de noviembre de 2019

1 minuto

Para afrontar la falta de ganas de comer, hay que seguir una seire de rutinas que ayudarán al organismo a estar correctamente alimentado

Recupera el apetito con estos consejos (Pixabay)

Los cambios de temperatura, el estrés laboral o incluso los problemas familiares son algunas de las principales explicaciones sobre las que se sustenta lo relacionado con la pérdida del apetito. En pleno siglo XXI, es bastante corriente que, en según qué momentos, el apetito comience a disminuir. Aumentando, cada vez más, la sensación de no tener hambre. Tal y como explican en Mayo Clinic, los trastornos alimenticios deben ser tratados de manera urgente. Así pues, si en los últimos meses has notado una pérdida de apetito, te dejamos tres consejos que desde esta fuente aportan con los que recuperar las ganas de comer.

Menos es más

Si notas que eres incapaz de terminarte los platos de comida habituales, una buena forma de ingerir lo que tu cuerpo necesita es fraccionándote las comidas en raciones más pequeñas pero más habituales. Prueba a, en vez de hacer tres comidas al día, hacer cinco pero en raciones más pequeñas. De esta manera, terminarás comiendo la misma cantidad al día pero dividida en más comidas.

Recupera el apetito con estos consejos (Pixabay)

El desayuno, la clave

Es la primera comida del día y, por ende, la más importante para comenzar con energía. El desayuno debe de ser el momento del día en el que debes de sentarte y proporcionar al cuerpo todo lo que va a necesitar para superar el día. Olvídate del estrés, de los horarios y de cualquier otro aspecto que pueda distraerte. El desayuno es un momento más que esencial en la dieta diaria de cualquier persona. Reserva la primera hora del día para cargar fuerzas para el resto de la jornada.

La importancia de los hábitos

Las comidas deben estar programas y ser siempre a la misma hora. De esta manera, tu cuerpo asociará determinados momentos del día al acto de comer, maximizando así las posibilidades de que el apetito aparezca en el momento en el que te sientas en la mesa. La rutina diaria es vital para unos correctos hábitos alimenticios. De esta manera, conseguirás educar a tu cuerpo sobre cuál es el momento perfecto para dedicar una parte del día a la comida.

Por su importancia, el acto de comer necesita de un espacio de tu día dedicado exclusivamente a él. Si logras adquirir unos hábitos hasta interiorizarlos por completo, lograrás recuperar el apetito en los momentos clave del día.

0

No hay comentarios ¿Te animas?