Practicopedia

En qué debes fijarte a la hora de elegir un buen tensiómetro

Mariola Báez

Foto: Bigstock

Lunes 4 de mayo de 2020

2 minutos

Controlar la tensión arterial, también en casa, es importante en los adultos mayores de 65 años

Tensiómetro

La hipertensión, considerada por los médicos como una enfermedad silenciosa al no mostrar síntoma alguno, es un grave problema de salud ya que, como señala la Fundación Española del Corazón (@cuidarcorazon), es uno de los principales factores de riesgo de enfermedades y accidentes cardiovasculares.

Cualquier persona que tenga la tensión arterial por fuera de 140/90 mm Hg (límite máximo y mínimo, respectivamente) debe ser diagnosticada como hipertensa e iniciar el tratamiento, acompañado de hábitos de vida saludables, que favorezcan su control. En el caso de las personas mayores, la Sociedad Española de Hipertensión (@SEHLELHA140_90) recuerda que la tensión arterial tiende a aumentar con la edad y que en la población que supera los 65 años la prevalencia de esta enfermedad se estima entre el 60% y el 70%.

Junto a las indispensables revisiones médicas periódicas, si necesitas conocer tu tensión arterial, para llevar un mayor control y seguimiento, tener un tensiómetro en casa para medirla tú mismo es una buena medida.

tensiómetro

¿Qué características debe tener un tensiómetro?

Existen distintos modelos de tensiómetros, por eso lo primero que debes comprobar es que ha sido fabricado cumpliendo con todas las normas de calidad y seguridad establecidas por la Unión Europea. Tal y como señala la Organización de Consumidores y Usuarios (@consumidores), debe llevar las siglas CE y, preferentemente, estar avalado por alguna sociedad médica que confirme su fiabilidad.

Puedes encontrar tensiómetros de brazo o de muñeca. En general, los primeros resultan más sencillos de utilizar y miden la tensión con mayor exactitud. Es preferible optar por uno de brazo que sea digital y fácil de manejar, intuitivo y con números grandes para que puedas verlos bien.

Los tensiómetros de brazo tienen una banda o manguito, que debes colocar en tu brazo extendido a la altura del corazón y por encima del codo. Comprueba que se adapta bien a tu brazo porque los hay de distintos tamaños. Cuando te lo pongas, debe quedar justo pero sin que te apriete.

Algunos tensiómetros incluyen una función de “memoria” que guarda las últimas mediciones, algo que puede resultarte interesante a la hora de llevar un seguimiento de tu tensión arterial.

Por último, adquiere dicho dispositivo en un lugar de confianza (farmacias, parafarmacias, ortopedias…) y comprueba que tiene algún tipo de servicio de atención al cliente o de postventa al que puedas recurrir ante un posible mal funcionamiento o a la hora de hacer las revisiones periódicas de ajuste que requieren los tensiómetros, generalmente cada dos años.

0

No hay comentarios ¿Te animas?