Porqué

¿Por qué se dice que llueve tanto en el mes de abril?

Marco Herrera

Jueves 18 de abril de 2019

3 minutos

A pesar de los refranes y la creencia popular, abril no está entre los meses más lluviosos del año

Abril es uno de los meses en los que más llueve (BigStock)
Marco Herrera

Jueves 18 de abril de 2019

3 minutos

"En abril, aguas mil", la mayoría de nosotros estamos familiarizados con este y otros refranes populares que hacen referencia a las lluvias en el cuarto mes del año, pero, ¿por qué suele llover tanto en este mes?

Qué dice la ciencia

Abril es un mes en transición; los largos y fríos días de invierno comienzan a disminuir, y las bandas de fuertes vientos comienzan a moverse hacia el norte. La frialdad de los meses anteriores se reemplaza por el calor y la luz, pero la presión es demasiado baja y, como resultado, los cielos se abren. Pero hay más en las lluvias de abril que solo la baja presión. En esta época del año, la temperatura del mar está en su nivel más bajo. Los días más largos y el clima más cálido dan como resultado un aumento significativo en el calentamiento diurno. Y es esta disparidad, entre la tierra cálida y el mar frío, lo que hace que se formen nubes que proporcionan lluvias.

Climograma San Sebastian

¿El mes más lluvioso?

Las lluvias de abril realmente existen, lo que no hace que sea el mes más lluvioso del año, según Statista. En 2018, se registraron más lluvias en todas las capitales de provincia españolas en los meses de octubre y noviembre, y en la mayoría de ellas también en los meses de diciembre y enero, lo que deja a abril lejos de ser el mes más lluvioso. A pesar de la enorme variación en cuanto a precipitaciones se refiere entre las capitales de provincia españolas, todas mantienen esta dinámica. Desde la más lluviosa, San Sebastián, con 185mm en diciembre, 155mm en octubre y 130mm en abril; hasta una bastante más seca y geográficamente tan distanciada como Sevilla, con 97mm en diciembre, 62mm en octubre y 59mm en abril.

Lluvias y chubascos

Hay que tener clara una cosa, y es que lluvias y chubascos, científicamente, no significan lo mismo. La lluvia es una precipitación que cae de un frente climático, un límite entre dos cuerpos de aire. Con frecuencia, se extienden a lo largo de cientos de kilómetros y comprenden varios tipos de nubes, estos frentes dan lugar a precipitaciones que caen sobre áreas amplias, a menudo durante muchos días.

Los chubascos, por contra, son producidos por cúmulos o nubes de desarrollo vertical. A pesar de su impresionante apariencia, su escala está empequeñecida por la de un frente y las precipitaciones rara vez duran más de unas pocas horas. En pocas palabras, abril no es el mes más húmedo en términos de lluvia general. Refranes como "en abril, aguas mil" vienen más de la frecuencia de chubascos cortos y regulares.