Viajes

De ruta por el barrio de Gros, en San Sebastián

Ruth Macarrón

Martes 26 de marzo de 2019

2 minutos

Las direcciones imprescindibles uno de los barrios más atractivos de la ciudad vasca

Ruta por el barrio de Gros en San Sebastián (Bigstock)
Ruth Macarrón

Martes 26 de marzo de 2019

2 minutos

El barrio más moderno de San Sebastián se extiende desde hace años alrededor de la playa de Zurriola, entre la Kursaal y el Monte Ulía. Los surfistas pueblan sus calles durante todo el año, pero también es el lugar ideal para pasear, ir de compras o, por supuesto, tomar un pincho. Te contamos los secretos de este animado barrio.

Qué ver en Gros

Empezando por la Kursaal, el barrio de Gros destila modernidad y vida. Diseñado por el arquitecto Rafael Moneo, es la sede del Festival de Cine de San Sebastian. Su espectacular diseño a base de cubos, sustituye al antiguo Kursaal, un antiguo palacio edificado en los años 20 del siglo pasado, cuya función era similar a la de un casino. Se organizan conciertos durante todo el año, y su terraza, a los pies del mar, es muy agradable.

La playa de Zurriola, escenario del Festival de Jazz de San Sebastián, es la preferida por los surfistas por sus buenas olas, y es también un paseo perfecto que termina en el Monte Ulia, un espacio verde entre bosques y acantilados. Es una ruta accesible, con un ascenso nada complicado, ideal para hacer una pequeña excursión.

A los pies del monte, en Sagüés, nos encontramos la emblemática escultura de la Paloma de la Paz, y es el lugar donde contemplar una de las mejores puestas de sol de la ciudad.

Dónde comer en Gros

En el interior del barrio, las calles Peña y Goñi o Zabaleta están repletas de sitios donde tomar un pincho. Los jueves por la tarde los bares ofrecen el tradicional ‘pintxo-pote’, una oferta de pincho y bebida por un precio muy bajo, y la zona suele estar muy animada. La Bodega Donostiarra es un clásico. Fundada en 1921, los fines de semana su terraza se llena a la hora del aperitivo. No te pierdas su ‘Pintxo Indurain’, con atún, anchoas y pepinillos en vinagre.

¿Y el café?

Después del paseo y los pinchos, es probable que necesites un lugar para descansar y reponer fuerzas. El Café Sakona ofrece uno de los mejores cafés de la ciudad, además de tienda para llevarte tu propia mezcla a casa, opciones dulces y brunch los fines de semana.