Practicopedia

Trucos para arreglar una vela hundida y que dure más

María Bonillo

Foto: Bigstock

Jueves 24 de febrero de 2022

7 minutos

Si la cera no se derrite homogéneamente, puede afectar a su correcto funcionamiento

Trucos para arreglar una vela hundida y que dure más. Foto: Bigstock
María Bonillo

Foto: Bigstock

Jueves 24 de febrero de 2022

7 minutos

Las velas son perfectas para aportar un ambiente cálido y acogedor a la casa, además de ser un ideal elemento decorativo. Sin embargo, si las usamos habitualmente, seguramente ya nos habremos encontrado con algunos problemas relacionados con la mecha o con el molesto agujero que se crea en el centro de la vela con el tiempo en algunas ocasiones. 

Resulta muy frustrante tener que tirar una vela cuando todavía queda cera en ella, pero a veces es complicado conseguir que la cera se derrita homogéneamente, lo cual a veces puede afectar también al correcto uso de la vela. Sin embargo, hay un sencillo que truco que podemos seguir para conseguir que la vela vuelva a tener esa forma homogénea y se consuma por todos los lados. 

Para conseguirlo, solo necesitaremos un rollo de papel de aluminio. Lo que tendremos que hacer será cortar un trozo y rodear la cera hundida con un capuchón del papel de aluminio, asegurándonos de dejar en el centro una salida para la llama. Esto provocará que el calor de la llama se reparta y derrita también la cera de los laterales.  

En pocos minutos, u horas, en función de la vela y el tamaño, ese hundimiento habrá desaparecido.

 

Otros trucos para limpiar y conservar las velas

Aunque no lo parezca a simple vista, las velas también se ensucian. Atraen polvo, pelusas y a veces los pelos de los animales domésticos. Y no resultan fáciles de limpiar. Además, la falta de uso o tenerlas en una zona exterior puede acabar deteriorándolas.

A la hora de limpiarlas, podemos usar diferentes métodos: mojar un trapo con aceite de oliva y después frotar la vela para eliminar las manchas, mojar un algodón con un poco de alcohol y frotar suavemente las partes sucias, o lavar con agua fría y jabón.

Para  prolongar la conservación y el buen aspecto de las velas después de haberlas utilizado, podemos meter las velas en el congelador unas dos horas antes de volver a utilizarlas. Conseguimos con esto reducir la velocidad a la que se consume y que, por lo tanto, la vida útil de la vela se prolongue. Además, al congelarla goteará menos cera. 

Otro truco para alargar la vida de nuestras velas es introducir la vela en un recipiente con agua y sal durante dos horas. Con esto logramos que la cera sea más resistente a la hora de tolerar el calor y, por lo tanto, se deforme menos. 

Sobre el autor:

María Bonillo

María Bonillo, periodista.

… saber más sobre el autor