Practicopedia

Seis usos (algunos sorprendentes) del papel de cocina, más allá de absorber líquidos o grasas

Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 16 de enero de 2021

3 minutos

Optimiza el uso del papel de cocina cuando te seques las manos con la regla de ‘sacudir’ y 'doblar'

Usos del papel de cocina más allá de absorbente de líquidos o grasas Foto: bigstock
Manuela Martín

Foto: Bigstock

Sábado 16 de enero de 2021

3 minutos

Al año utilizamos miles de millones de toallas de papel, entre los que se encuentra el de cocina. ¿Sabes todos los usos que podemos darle más allá de para secar o limpiar?

Cómo optimizar el uso del papel

Cuando utilizamos este tipo de material para secar nuestras manos o cualquier otra cosa, solemos coger muchas más piezas de las que realmente son necesarias.

Según el profesor americano de medio ambiente, Joe Smith, podemos reducir la cantidad de papel que utilizamos diariamente si en cada uso seleccionamos simplemente una unidad. Esto, según este profesor, es posible llevando a cabo la técnica de ‘sacudir’ y ‘doblar’, la cual consiste en sacudir varias veces nuestras manos mojadas antes de coger la pieza de papel y a continuación, coger solo una pieza y doblarla por la mitad antes de empezar a secarnos. De este modo, al doblar el papel aumentamos su capacidad de absorción, así como su consistencia, siendo suficiente para secar nuestras manos.

Las toallas de papel son mucho más efectivas para eliminar virus que los secadores de manos

Otros usos del papel de cocina

Pero como decíamos, las toallas de papel y en concreto el papel de cocina tienen muchos más usos de los que nos imaginamos más allá de para secar derrames de líquidos o absorber la grasa de las frituras. A continuación, vamos a ver algunos de estos usos.

  1. Filtro: podemos utilizar el papel de cocina para filtrar el caldo. Si queremos deshacernos de la grasa que acumula en este tipo de caldo podemos coger un colador y cubrirlo con papel de cocina y a continuación, volcar el caldo que queramos filtrar. También podemos utilizarlo como filtro para hacer café en el caso de que nos hayamos quedado sin ellos.
     
  2. Vitrocerámica: el papel es muy bueno para la limpieza de cristales y vidrios. En este caso, te aconsejamos que seques la vitrocerámica con papel de cocina después de limpiarla para que quede más brillante.  
     
  3. Semillas: para saber si las semillas que tienes guardadas desde hace tiempo aún están en buen estado para germinar, coge dos piezas de papel de cocina y humedécelas. A continuación, pon en el centro entre ambas piezas la semilla y déjalo en un lugar cálido durante dos semanas. Recuerda humedecerlas de vez en cuando. Si pasado ese tiempo no ves resultados es que las semillas ya no sirven.
     
  4. Pan: si queremos que nos dure un poco más el pan del día, podemos probar a envolverlo en papel de cocina. Además, si vas a congelar pan para tenerlo disponible en otra ocasión, hazlo en papel de cocina igualmente, ya que absorberá más la humedad y se conservará en mejor estado.
     
  5. Verduras: al igual que con el pan, antes de guardar tus verduras en la nevera envuélvelas en papel de cocina, verás como te duran más tiempo frescas.
     
  6. Azúcar moreno: el azúcar moreno suele liberar humedad de manera natural haciéndose una masa compacta. Si quieres recuperar su estado original, tapa el recipiente en el que tengas este azúcar con un poco de papel de cocina y verás los resultados al día siguiente.