Economía

60 años de supermercados en España, el modelo copiado de Estados Unidos que revolucionó el comercio

Toni Esteve

Foto: Caprabo

Viernes 15 de mayo de 2020

3 minutos

Caprabo ostenta el honor de ser hoy el supermercado más antiguo de España

60 años de supermercados en España

El origen de los supermercados en España se remonta a finales de los años 50 del siglo pasado, cuando el entonces ministro de Comercio, Alberto Ullastres, puso en marcha el Plan Nacional de Estabilización Económica. Este plan supuso la ruptura con la política de autosuficiencia practicada hasta entonces por España y posibilitó el inicio de la época de crecimiento económico experimentada durante los años sesenta.

En 1956, un grupo de empresarios españoles ya había viajado, como no, a Estados Unidos, para estudiar el funcionamiento de los comercios de “autoservicio”. Dos años más tarde, la Comisaría General de Abastecimientos y Transportes decidía poner en marcha su propia red de supermercados en España con la inauguración del primer autoservicio público en San Sebastián.

A partir de ahí, el Gobierno facilitó que la iniciativa privada pudiera abrir sus propios autoservicios. Esto propició la creación de las compañías Supermercados Españoles (Madrid), Autoservicios Benavides (León) y Caprabo (Cataluña). De estas, en la actualidad solo sobrevive Caprabo (@caprabo), que ostenta el honor de ser hoy el supermercado más antiguo de España.

Caprabo fue fundado por las familias Carbó, Prat y Botet (de ahí el acrónimo), que regentaban comercios de ultramarinos. El primer Caprabo abrió sus puertas el sábado 11 de julio de 1959, en el número 318 de la calle Sant Antoni Maria Claret, en la ciudad de Barcelona. Para conmemorar el 60 aniversario de su nacimiento, la cadena de supermercados colocó el año pasado una placa conmemorativa en la fachada de esta tienda que hoy continúa abierta.

La historia de aquella inauguración quedó recogida en el libro Caprabo 1959-2009, escrito por el historiador Daniel Venteo para conmemorar el 50 aniversario de la compañía. Aquel sábado 11 de julio se inauguró el nuevo establecimiento en un acto de bendición oficiado por el dominico Luis Olivar, una práctica habitual de la época. Autoridades del momento como el delegado provincial de Sindicatos, Gonzalo Marcos Chacón, ofrecieron parlamentos agradeciendo a los empresarios la creación de un supermercado de autoservicio como una apuesta clara por el desarrollo económico. Marcos Chacón destacó la superación del concepto tradicional en el sector de la alimentación que, según él, había quedado desfasado ante los progresos comerciales de la época.

Colas en la calle para coger una cesta

El éxito de este primer supermercado hizo que cinco meses después se abriera un segundo Caprabo en la calle Mandri de Barcelona (en 1968 la empresa catalana ya contaba con veinte tiendas). Este tipo de establecimientos revolucionó el sector del comercio en España al implantar una nueva e inédita forma de venta. Hasta el año 1959, los clientes compraban en las tiendas de ultarmarinos acercándose a un mostrador y pidiéndole a un empleado que despachara cada uno de los productos.

El nuevo sistema, recuerdan en Caprabo “fue un acontecimiento en la ciudad. Una de las novedades fue poner al alcance de los clientes cestas para hacer la compra. El éxito del nuevo formato de establecimiento fue tal que los consumidores hacían cola en la calle para esperar que se les facilitara la cesta. Otra innovación es que concentraba 700 artículos diferentes en una única superficie comercial. La variedad y el surtido de productos, junto con la novedad que suponía poder coger los artículos por uno mismo, causó impacto en la época. Los medios de comunicación destacaron la modernidad “del sistema de abastecimiento” y “la magnífica presentación de las instalaciones”, los “precios notoriamente más rebajados” y las “avanzadas instalaciones frigoríficas” del establecimiento comercial”.

Para hacernos una idea: los 500 metros cuadrados de superficie del supermercado en funcionamiento más antiguo de España, el de la calle Sant Antoni Maria Claret, no han variado, pero sí lo ha hecho la oferta de productos, que hoy supera las 7.000 referencias.

0

No hay comentarios ¿Te animas?