Consumo

Así compraremos en los supermercados en el futuro

Toni Esteve

Miércoles 6 de mayo de 2020

3 minutos

El coronavirus puede acabar con las reticencias a algunos avances tecnológicos

Así compraremos en los supermercados en el futuro

El superalimento de Mercadona que ha disparado un 45% sus ventas

Estos son los supermercados que venden mascarillas y sus precios

El supermercado 100% automatizado ya está diseñado y testado desde hace décadas. Que se extendiera era una cuestión de bajar los costes de su implantación y superar ciertas barreras psicológicas de muchos consumidores que quieren poder contar con la ayuda de personal de tienda. Un ejemplo de esta tecnología es el carro de la compra en el que, en lugar de una moneda, introducimos o escaneamos nuestra tarjeta de cliente con nuestra compra ya programada (en base a nuestro historial, a nuestro último ticket o la compra que hayamos hecho previamente en la web del súper, por ejemplo).

La pantalla que incorporara el carro (este tipo de tecnología también funciona vía aplicación móvil para Smartphone) nos muestra el recorrido por los pasillos para guiarnos hasta los productos que necesitamos, con el añadido de alguna sugerencia de ofertas del día en momentos puntuales del recorrido. Al finalizar la compra, en lugar de hacer las habituales colas en las cajas de pago atendidas o no por personal, pasamos con nuestro carro por debajo de un arco que lee todos los códigos de los productos sin detenernos siquiera para pagar, ya que el cargo se hace directamente a nuestra tarjeta bancaria. Una tecnología parecida ya se usa, por ejemplo, en los supermercados Habitat de Singapur.

Los súpers tras el coronovirus

Las restricciones impuestas para hacer frente a la pandemia del coronavirus han hecho crecer exponencialmente las compras online en los supermercados y su posterior entrega a domicilio. De paso, también ha hecho que algunos superen la necesidad que tienen de ver y tocar los productos antes de comprarlos. Con lo cual podría suceder que, tras el coronavirus, nos saltáramos el paso del súper físico 100% automatizado y en el futuro nos fuéramos directamente al supermercado online con tecnología que nos permita ver en 360 grados los productos reales seleccionados por los empleados mediante un escaneo tridimensional (el gigante estadounidense de supermercados Wallmart (@Walmart) ya trabaja el desarrollo de estas aplicaciones). Esta opción estaría pensada, sobre todo, para la comprar de aquellos productos más “sensibles”: fruta, verdura, carnes y pescado fresco.

La psicosis provocada por la pandemia también ha espoloneado alternativas como el click & Collect, usado por ejemplo en Hipercor (@hipercor) y El Corte Inglés (@elcorteingles). Se trata de un servicio gratuito con el que puedes comprar ‘online’ y recoger en el centro comercial que elijas (disponible en toda España, excepto en las Islas Canarias).

Un paso más allá sería el concepto de supermercado que propone la compañía Dahir Inshat, en el que los clientes pueden hacer su compra personalmente ¡sin bajarse del coche! El comprador, siguiendo las señales luminosas, se acerca a la sección libre y se detiene cerca de carruseles con estantes con bandejas móviles y, a través de la ventanilla del automóvil (puede bajarse del vehículo si lo prefiere) elige y coloca los productos en una cinta de transporte que los lleva hasta el cajero. Cuando llegamos con el coche hasta el cajero, este coloca las bolsas con los productos en nuestro maletero o, si la compra es pequeña, se la pasa al comprador por la ventanilla del vehículo.

 

 

También podríamos ver en el futuro no solo a los robots que se desplazan autónomamente por los pasillos para limpiar el suelo, sino también otros que desinfectan todas las superficies emitiendo en todas direcciones rayos ultravioleta, como ya se aplica actualmente en algunos quirófanos.

Todas estas tecnologías están disponibles, algunas desde hace tiempo. Como siempre, el tiempo dirá cuáles acabaremos aceptando los clientes y cuáles serán viables económicamente. Ciertamente, muchas de ellas facilitarían el proceso de compra y acortarían el tiempo que necesitamos para realizarla, algo que los clientes siempre agradecen.

0

No hay comentarios ¿Te animas?