Economía

El BCE sube tipos por primera vez en 11 años, una medida que favorece a los sénior

Beatriz Torija

Jueves 21 de julio de 2022

9 minutos

Expertos advierten de una recesión que amenaza la revalorización de las pensiones con el IPC

El BCE sube tipos por primera vez en 11 años, una medida que favorece a los sénior. Foto: EuropaPress
Beatriz Torija

Jueves 21 de julio de 2022

9 minutos

El Banco Central Europeo ha subido este jueves 21 de julio, por primera vez desde 2011, los tipos de interés con el objetivo de frenar el fuerte aumento de la inflación. Concretamente, el alza es de 50 puntos básicos, de forma que el tipo de interés para sus operaciones de financiación se situará en el 0,50%, mientras que la tasa de depósito alcanzará el 0% y la de facilidad de préstamo, el 0,75%. El incremento es mayor del que había adelantado en las últimas semanas, cuando varios miembros del Comité Ejecutivo indicaron que sería de 25 puntos básicos.

La institución pone fin de esta forma a una etapa de política monetaria expansiva que ha durado 11 años y que ha llevado a los tipos a estar en negativo. La subida era esperada, y muy probablemente no será la última. A la vuelta de verano, en septiembre, se espera un nuevo movimiento por parte del BCE.

La subida de tipos afectará al bolsillo de los consumidores de diferentes maneras. Para los sénior, tanto si siguen en activo como si ya están jubilados, la balanza de los efectos de la subida de tipos se decanta más hacia el lado positivo: se moderará la inflación y volverá la rentabilidad a su ahorro, ya sea en forma de renta fija, depósitos o planes de pensiones.

Ahora bien, los expertos advierten de que el movimiento del BCE se produce en un entorno económico muy delicado. “La subida de tipos de interés es forzada, tardía y además sobrevenida por un efecto indeseado de inflación, yo creo que puede ser marginalmente positiva, pero muy marginalmente”, asegura Alberto Roldán, director de inversiones de Metagestión. “Esta subida de tipos no tiene lecturas positivas para prácticamente nadie, ni por estrato económico ni por margen de edad.  Y los tipos de interés suben porque hay una inflación detrás que es un gran detractor de valor para los mayores de 65 años, muy dependientes de su pensión”, asegura. “Y que nadie les engañe, sus pensiones no van a subir al ritmo de la inflación, mientras que su cesta de la compra les está empobreciendo”.

"El problema es mucho mayor hoy que cuando quebró Lehman Brothers", asegura el economista José Carlos Díez. Y recuerda que "en 1982, tras la segunda crisis del petróleo y una subida de tipos, más de cuarenta países emergentes se vieron forzados a impagar su deuda externa". “Subir los tipos ayudará a reducir la demanda y esto acabara por tirar hacia debajo de los precios, aunque por el camino se cargarán un montón de cosas, sí van a reducir el nivel de precios, pero se va a producir reducción de la actividad económica, y eso no es bueno para nadie”, añade Alexis Ortega, socio director de Finagentes Gestión.

El BCE sube tipos por primera vez en 11 años, una medida que favorece a los séniors. EuropaPress

Pensiones, ¿al pacto de rentas?

 “Se avecina un huracán económico”, advierte Alberto Roldán. “Los economistas que trabajamos en el mundo de la inversión no tenemos un precedente tan claro de que el ciclo económico que tenemos por delante es especialmente negativo, porque además coge a los Bancos Centrales sin mucha munición”. En este contexto, advierte, “es inviable referenciar las pensiones a la inflación, es inviable con la actual inflación. El agujero no va a bajar de los 10.000 millones de euros de desfase en el presupusto del Estado, aunque la inflación se modere en los próximos meses, y no se va a compensar con la recaudación por la factura energética. Es inviable con la inflación actual referenciar las pensiones a la inflación, que nadie se haga ilusiones, el gobierno se verá obligado a aplicar un decreto para no subir las pensiones” asegura el economista. “Por desgracia, todos los pensionistas que epseran recuperar algo de lo que han perdido por la pérdida de poder adquisitivo por consumo, que se lo quiten de la cabeza, porque no va a suceder”.

“Muchas pensiones están por encima del salario de las personas que las pagan”, concide Alexis Ortega. “Es como si ahora mismo estuviera todo del revés, el que tiene que pagar está cobrando mucho menos, que quien lo recibe, y eso no tiene mucho sentido. Si nuestro sistema de pensiones fuera por capitalización lo entendería, pero es que no es un sistema de capitalización, sino de reparto, y entonces tienes que tener un poco de cuidado con ese tipo de cosas”, advierte el socio director de Finagentes Gestión. Todos los economistas coinciden en este punto. "Nadia Calviño convoca a empresarios y sindicatos con la inflación al 10% para intentar un pacto de rentas. Pero Nadia Calviño mantiene que las pensiones van a subir el 8%. Los españoles más pobres pagarán la inflación del resto", dice José Carlos Díez.

Sénior, con la hipoteca pagada

 “La única buena noticia de esta subida de tipos, para los sénior, es que en materia de financiación, muy pocos tendrán ese efecto al alza de la revisión en la financiación, porque la gran mayoría no tendrán préstamos ni hipotecas y los que los tengan estarán en fases finales de pago”, asegura Alberto Roldán, director de inversiones de Metagestión.

Las hipotecas son las que antes reflejan una subida de tipos. De hecho, se encarecen antes incluso de que el Banco Central Europeo haga efectiva la subida en el precio del dinero. El indicador al que están referenciados la mayoría de los préstamos hipotecarios a tipo variable es el Euribor a 12 meses, un indicador que adelanta las expectativas de subidas de tipos. Por eso, algunas hipotecas ya han subido hace tiempo. A finales de 2021, y según los datos de la Asociación Hipotecaria Española (AHE), España contaba con 5,5 millones de hipotecas vivas y 4,1 millones de ellas, tenían un interés variable.

Un efecto negativo que, sin embargo, muy pocos sénior sufrirán, puesto “en su gran mayoría, se encuentran ya con su casa pagada y libre de cargas”, nos explican desde Fotocasa. Según el último informe ‘Perfil del hipotecado español’ elaborado por el portal inmobiliario, la edad media de los particulares que pidieron una hipoteca para comprar una vivienda el año pasado está en 39 años.

Teniendo en cuenta que, según los datos de la Asociación Hipotecaria Española, hasta 2020 la media de años para pagar una hipoteca media en España ha estado entre 23 y 24 años, nos encontramos con que, a los 63 años, normalmente, los españoles tienen ya pagada su casa. Los sénior, por tanto, escaparán de los efectos negativos del alza de tipos de interés sobre el mercado hipotecario.

Más rentabilidad para los ahorradores

La subida de tipos por parte del BCE “es una buena noticia para los que son netamente ahorradores”, explica a 65YMÁS Alexis Ortega, socio director de Finagentes Gestión.

Quien tenga ahorro, especialmente depósitos y renta fija, son los consumidores que más se verán beneficiados por la subida del precio del dinero. que recibirán más rentabilidad por esos activos de riesgo reducido, precisamente los preferidos por los sénior, que frente a otras inversiones con más riesgo y rentabilidad, lo que buscan es asegurar su patrimonio.

La política de expansión que ha aplicado el BCE “en el fondo, no es más que un trasvase de fondos, quitar dinero a los ahorradores para dárselo a los endeudados y ese es un efecto un poco perverso”, dice Ortega. “Hay que normalizar la política monetaria, y lo lógico es que quie pida un dinero prestado pague un tipo de interés por él y quien lo depsite en un producto de ahorro, reciba una remuneración”, añade.

Alberto Roldán, sin embargo, enfría las expectativas.  “Los bancos van a tardar mucho en trasladar esta subida de tipos a la remuneración de los pasivos” explica el director de inversiones de Metagestión a 65YMÁS. “Y cuando digo mucho, es mucho tiempo, van a pasar muchos semestres en ver normalización, quizá haya alguna entidad que se desmarque, pero, general, las remuneraciones van a seguir siendo negativas, y va a pasar tiempo hasta que se remuneren” estos productos con una buena rentabilidad, advierte. “Entonces”, explica Alberto Roldán, “que los tipos de interés suban tampoco es necesariamente una buena noticia para el ahorro”.

El BCE sube tipos por primera vez en 11 años, una medida que favorece a los séniors. EuropaPress

Préstamos al consumo y pagos aplazados

pedir financiación, del tipo de que sea, saldrá más caro. Por tanto, de la misma forma que se encarecerán las hipotecas, también lo harán los créditos al consumo. En este caso, los créditos ya pedidos no sufrirán, dado que suelen ser concedidos a tipo fijo, o con un mayor componente fijo de interés. Pero sí se encarecerán todos los préstamos al consumo que se concedan a partir de ahora. Según han confirmado los analistas consultados por 65YMÁS, los préstamos al consumo, en el momento en el suban los tipos “tendrán un diferencial superior al actual”.

En los últimos años se ha generalizado el pago aplazado de compras pequeñas. Hasta hace pocos años, este tipo de financiación era habitual para gastos de cierta envergadura: un coche, estudio, obras en casa o grandes electrodomésticos. Ahora se han generalizado para compras menores. “Tanto si tenían intereses para el consumidor, como si eran asumidos por el comercio, puede que ahora se vean restringidos”, aseguran dichos analistas.

“Comprar y pagar luego es muy tentador, pero puede fomentar la compra impulsiva, y por ello hay que poner sensatez para no terminar endeudándose en exceso. Tarde o temprano tendrás que pagar esas pequeñas deudas y se pueden acumular” advertía el Banco de España hace ahora un año, cuando en un entorno de tipos negativos, las empresas generalizaban este tipo de venta aplazada para mantener vivo el consumo. A partir de ahora, las empresas serán mucho más cautas, puesto que permitir aplazar los pagos les va a empezar a costar dinero.

Hipoteca inversa, peores condiciones

La hipoteca inversa, una de las soluciones para que los mayores de 65 años puedan licuar su patrimonio inmobiliario es una operación financiera, un tipo de préstamo hipotecario y que, por tanto, está condicionado por los tipos de interés.

Con este producto, El banco o aseguradora abona un pago único o una renta mensual vitalicia al cliente a cambio de que ofrezca su casa, sin cargas, como garantía del préstamo. Cuando se produzca el fallecimiento del propietario o los propietarios se ofrecerá a los herederos la posibilidad de pagar la hipoteca y mantener la propiedad. Es decir, los herederos tienen que pagar el dinero que les prestó más los intereses.

“El principal riesgo de la hipoteca inversa es el tipo de interés, más barato que el de un préstamo personal pero mucho más caro que el de una hipoteca al uso. Si se paga en forma de prima única, hará que suba muchísimo el precio final”, explican desde Asufin.

Los tipos de interés de esta hipoteca inversa suelen ser fijos y oscilan entre el 5% y el 7%, aunque hay algunas cuyos tipos oscilan entre el 5% y el 6%. Pese a que tengan un tipo fijo, lo que deja a este producto al margen del vaivén de los tipos de referencia del Banco Central Europeo, las entidades podrían endurecen aún más la oferta de las nuevas hipotecas inversas en un entorno de tipos de interés al alza. Lo cierto es que los tipos de interés a los que se comercializan las hipotecas inversas en España ya son tres veces superiores a los que se aplican en una hipoteca tradicional.

Sobre el autor:

Beatriz Torija

Beatriz Torija es periodista y documentalista, especializada en información económica. Lleva 20 años contando la actualidad de la economía y los mercados financieros a través de la radio, la televisión y la prensa escrita. Además, cocina y fotografía.

… saber más sobre el autor