Consumo

Los mayores quieren supermercados seguros, con servicio personalizado y un surtido de confianza

65ymás

Jueves 1 de octubre de 2020

2 minutos

Los mayores quieren supermercados seguros, con servicio personalizado y un surtido de confianza

Las personas mayores apuestan a la hora de realizar su compra por supermercados seguros, con un servicio personalizado y que cuenten con un surtido de confianza, según se desprende del perfil realizado por la Asociación Española de Distribuidores, Autoservicios y Supermercados (Asedas) coincidiendo con el 'Día del Mayor'.

En concreto, este grupo de consumidores es amplio y heterogéneo al que los supermercados se han ido adaptando en los últimos años para responder a sus hábitos de consumo y necesidades tanto de alimentación como de servicio.

Los mayores de 65 años, que se han convertido en uno de los colectivos más vulnerables en la crisis sanitaria del coronavirus, buscan a la hora de llenar su cesta de la compra espacios donde la seguridad sea visible y clara.

De esta forma, los supermercados fueron pioneros en la crisis al implantar en las tiendas mamparas, gel hidroalcohólico a disposición de los clientes y señalización para mantener la distancia social. Además, de rigurosos protocolos de desinfección de tienda y surtido.

Por el confinamiento de los hogares, los supermercados también han innovado ofreciendo alternativas a la tienda física como el servicio telefónico, además del canal 'online', en el que se han estrenado muchos de los mayores en los meses más duros de la pandemia.

Así, el porcentaje de consumidores mixtos, que usan tanto la tienda física como el 'online' mayores de 65 años ha alcanzado el 14% del total, según la muestra del IV Observatorio sobre Comercio Electrónico en Alimentación.

Supermercado

 

Los supermercados también ofrecen a este grupo de consumidores un servicio más personalizado, ya que la relación de cercanía con los empleados del supermercado es muy valorado al encontrar en la tienda un espacio de socialización.

A esto, además, ayuda la intensa remodelación que están experimentando las salas de venta de los 'súpers' para crear espacios más accesibles, amplios, luminosos y cómodos, lo que incide directamente en este grupo de consumidores.

Los mayores de 65 años también buscan productos frescos con una buena relación calidad/precio, ya que valoran la confianza que les da la enseña. En este colectivo los hogares de dos personas e incluso una sola son representativos (62,5%), por lo que necesitan cantidades adaptadas a sus necesidades ya sea en el libre servicio o en las secciones asistidas.

La proximidad es una de las grandes ventajas de los supermercados al permitir a los mayores llevar hábitos de vida saludables al posibilitarles hacer la compra a pie, lo que hace aproximadamente el 90% de los clientes del supermercado.

Además, la posibilidad de poder llenar la cesta de la compra completa a muy pocos metros de sus hogares también ha resultado de gran ayuda durante el confinamiento, permitiendo a los mayores reducir desplazamientos.

El director general de Asedas, Ignacio García Magarzo, ha subrayado que este colectivo es "muy importante ya a la hora de diseñar el surtido y características de las tiendas y lo será aún más en el futuro".

"Dentro de la responsabilidad social del supermercado tenemos el compromiso, que la pandemia ha puesto de manifiesto, responder a las necesidades de consumo de la población mayor y cuidar de ella con la creación de espacios seguros y cómodos donde puedan realizar sus compras con confianza", ha indicado.

0

No hay comentarios ¿Te animas?