Economía familiar

Baja la potencia de energía contratada en casa y ahorra

Toni Esteve

Foto: BIGSTOCK

Lunes 25 de mayo de 2020

2 minutos

Para los que ya han probado de todo para reducir el consumo de energía

Baja la potencia de energía contratada en casa y ahorra

Si eres de los que desconecta todos los aparatos eléctricos cuando no los utilizas (en lugar de dejarlos en stand by); apagas las luces cuando sales de una habitación (o no los abres si solo has entrado un momento para coger una cosa); compra los electrodomésticos atendiendo a su calificación energética; pone las lavadoras a las dos de la madrugada y, aun así, consideras que tu factura de la luz aún es muy alta, esto te interesa. Y que no todo lo que pagas en el recibo de la luz tiene que ver con tu consumo real de energía.

Efectivamente, la energía eléctrica se paga principalmente en función de dos parámetros: el consumo y la potencia que tengamos contratada con nuestro distribuidor. El primero depende exclusivamente de nuestros hábitos, ya que lo que paguemos variará cada mes según el uso que hagamos de los electrodomésticos, las veces que encendamos la luz o el tipo de iluminación que tengamos instalada, entre otros factores. Pero el segundo concepto, el de la potencia contratada, es un gasto fijo estipulado en nuestro contrato (también lo son los impuestos a la electricidad, pero ese es otro tema para tratar). Y puede suceder que tengamos una potencia contratada superior a la que necesitamos y eso es lo que encarece nuestra factura.

Consumo fantasma: aumenta tu factura de la luz y no lo sabes

El truco para saber si pagas de más

La potencia contratada tiene en cuenta la posibilidad de consumo máximo que podrías utilizar en el caso de estar utilizando a la vez la mayor parte de tus electrodomésticos. Si esa potencia contratada es muy baja, la instalación podría no soportar que estuvieran funcionando a la vez, por ejemplo, la televisión, el horno, la lavadora y la plancha. Vamos que nos saltarían “los plomos” (el interruptor de color naranja que se desconecta de forma automática si superamos la potencia contratada). Pero también podría ocurrir que tuviéramos contratada, sin saberlo, mucha más potencia de la que en realidad necesitamos. Para comprobarlo, solo tienes que coger cualquiera de tus facturas y ver cuántos Kw de potencia tienes contratados.

Con el dato de potencia total contratada, podemos luego consultar cuál es la potencia máxima que consumen todos esos aparatos que podemos tener alguna vez conectados a la vez en casas (la tele, el ordenador, el horno, la lavadora y el lavavajillas, por ejemplo) y sumarla. Si la suma es muy inferior a la de la potencia que tenemos contratada, estamos pagando un sobrecoste innecesario en la factura.

Siguiente paso, bajar al potencia

Si ya tienes claro que tienes contratada más potencia de la que necesitas, puedes solicitar a la empresa con la que tienes el contrato que te baje. Según la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC @CNMC_ES), la compañía tiene un plazo máximo de 15 días (desde que lo pides) para que entre en vigor la nueva potencia contratada. Eso sí, ten en cuenta que, al bajar la potencia el distribuidor te cambiará el Interruptor de Control de Potencia (también lo puedes ver en el cuadro eléctrico de tu hogar), para adecuarlo a la nueva potencia. Esta gestión, según la CNMV, te costará 9,044760€ + IVA.

0

No hay comentarios ¿Te animas?