Cuál

Cuáles son los efectos negativos de los electrodomésticos para la salud de los mayores

Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 10 de noviembre de 2019

6 minutos

Los campos electromaganéticos que emiten a día de hoy no son peligrosos según varios expertos

Cuáles son los efectos negativos de los electrodomésticos para la salud de los mayores
Teresa Rey

Foto: Bigstock

Domingo 10 de noviembre de 2019

6 minutos

La primera nevera completamente funcional data del año 1876, aunque ya hubo atisbos previos en el mismo siglo. En 1920 surgen los primeros modelos tal y como hoy la conocemos aunque al principio dio algunos problemas hasta que finalmente se llegó a la fabricación de unos refrigeradores ya consolidados. Su descubrimiento al igual que de otros electrodomésticos han supuesto importantes avances para la humanidad y han facilitado su vida. Ahora bien, estos aparatos que nos aportan bienestar por un lado, poseen otros elementos que es necesario conocer.

Campos electromagnéticos

Una de las principales características de los electrodomésticos es que para funcionar como ya sabemos necesitan electricidad. Los campos eléctricos se originan por diferencias de voltajes, de modo que cuanto más elevados sea estos más fuertes serán. Así pues los campos magnéticos se originan en las corrientes eléctricas y una corriente más potente resulta en un campo más fuerte.

En la naturaleza estamos rodeados de campos electromagnéticos. Cuando se produce una tormenta hay acumulación de cargas eléctricas, por ejemplo. Además, “el campo magnético terrestre provoca la orientación de las agujas de los compases en dirección Norte-Sur y los pájaros y los peces lo utilizan para orientarse”, informan desde la OMS.

Del mismo modo, el hombre los genera también de forma artificial. La electricidad que surge de cualquier toma de corriente contiene campos electromagnéticos de frecuencia baja. Al mismo tiempo, varios tipos de ondas de radio de frecuencia más alta se emplean para transmitir información, a través de antenas de televisión, estaciones de radio o estaciones de telefonía móvil.

Antenas y campos electromagnéticos

Cuando enchufamos un cable a cualquier toma de corriente se generan campos eléctricos en el aire y estos rodean al aparato. Evidentemente cuanto más tensión tenga el aparato, mayor es el campo eléctrico producido. De igual modo, hay que matizar que aunque el dispositivo no esté en funcionamiento, no quiere decir que el campo eléctrico que hay en su entorno desaparezca.

Alrededor de este tipo de aparatos coexisten campos magnéticos y eléctricos: cuanto mayor sea la corriente, más intensidad tendrá el campo magnético. Si bien la transmisión y distribución de la electricidad se hace a tensión alta, en casa usamos sin embargo tensiones bajas. Estas varían de un día para otro y la corriente de las líneas de transmisión está sujeta al consumo eléctrico que se consuma cada jornada.

Cuando desenchufamos un dispositivo los campos eléctricos que rodean al cable desaparecen, pero esto no sucederán con los que se sitúan en el interior de la pared y que alimentan al enchufe.

¿Problemas para la salud?

Por encima de determinados umbrales los campos electromagnéticos sí pueden ocasionar ciertos problemas de salud. Sin embargo, varias investigaciones han demostrado que una exposición a corto plazo partiendo de los niveles que hay en el medio ambiente o en el hogar, “no produce ningún efecto perjudicial manifiesto”, explican desde la Univsersitat de les Illes Balears.

En el caso de haber exposiciones más elevadas sí podrían darse efectos nocivos para salud. De hecho, ahora lo que se está discutiendo el ámbito científico es que si estar expuestos a largo plazo a esos niveles aunque sean bajos, puede influir o no en el bienestar.

Al mismo tiempo desde la OMS, hacen matizaciones. En lo referente a los electrodomésticos es pertinente aclarar que la intensidad del campo no depende del tamaño, complejidad, potencia o ruido que hace la máquina. Estas intensidades suelen variar mucho incluso en aparatos muy parecidos. Algunos secadores de pelo generan campos muy intensos, mientras que otros apenas producen campo magnético alguno y esto es algo que tiene que ver con el diseño del diseño del producto.

Así pues los niveles de exposición varían en función del modelo y marca así como de la distancia a la que nos situemos del aparato. Esto último es así porque la intensidad del campo magnético de todos los aparatos disminuye conforme nos alejamos de ellos. “A una distancia de 30 cm, los campos magnéticos que generan la mayoría de los electrodomésticos son más de 100 veces menores que el límite recomendado establecido para el conjunto de la población es decir, 100 µT (microtesla) a 50 Hz, o 83 µT a 60 Hz”.

Diversas autoridades públicas han desarrollado estudios para analizar los niveles de estos campos electromagnéticos en nuestro entorno cotidiano. Ninguno de ellos ha llegado a la determinación de que producen efectos perjudiciales para la salud de las personas de cualquier edad, ya sean jóvenes, adultos o mayores, ya que la exposición es “extremadamente baja”.

¿Cómo puedes hacer recetas de cocina utilizando solo el microondas?

Aspectos positivos

Los electrodomésticos por tanto son aparatos seguros según los expertos y si no nos sometemos a campos electromagnéticos que superen el umbral de la peligrosidad, debemos valorar sus aspectos positivos que también los tienen.

De la nevera podemos decir que es elemento de seguridad alimentaria que contribuye a conservar los alimentos en buenas condiciones. La lavadora ha permitido que dejemos de lavar la ropa a mano, ahorrar agua y además en algunas podemos encontrar programas destinados a personas con alergias. Los lavavajillas también permiten usar menos agua y eliminan las bacterias de una forma más eficaz. Con el horno podemos preparar platos más sanos al igual que con los microondas, y estos además nos permiten ahorrar luz. Las campañas extractoras son también un gran invento pues mantienen el aire del hogar limpio y eliminan malos olores.

En cuanto a los aparatos provenientes de las nuevas tecnologías como los teléfonos móviles o los ordenadores, añadir que han facilitado las comunicaciones así como la forma de trabajar, aumentando la calidad de vida de las personas.

En general, lo que recomiendan lo expertos para aumentar la seguridad y la salud respecto a estos aparatos, es hacer un buen uso de los mismos. Es importante mantenerlos siempre en buen estado y antes de comprarlos mirar sus especificaciones y características.