Economía familiar

Jubilados sin hijos, los mejor posicionados en solvencia familiar

65ymás

Viernes 15 de marzo de 2019

2 minutos

Un informe de la OCU destaca, sin embargo, dificultades de los españoles para a llegar a fin de mes

Jubilados sin hijos, los mejor posicionados en solvencia familiar

El primer índice de solvencia familiar elaborado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) concluye que tres de cada cuatro familias tienen dificultades para llegar a fin de mes y cerca del 9% de las familias españolas viven en una situación de pobreza. Solo el 6% de los encuestados reconoce que puede ahorrar sin esfuerzo.

Según el tipo de hogar, los datos revelan que las familias con un mayor riesgo de pobreza son aquellas formadas por un adulto con hijos a su cargo, así como las parejas jóvenes sin hijos en las que uno de los miembros está en situación de desempleo. Por el contrario, los hogares que viven una situación económica más desahogada son, en general, los formados por mayores de 50 años, especialmente si están jubilados y no tienen hijos viviendo con ellos.

Baleares y andaluces, los que más dificultades tienen

Los resultados del índice OCU de solvencia familiar por comunidades autónomas muestran importantes diferencias entre ellas: Baleares (42.4), Andalucía (43.2) y Canarias (43.3) cuentan con el índice más bajo de España, mientras que Navarra (56.6), Extremadura (52.5) y Cantabria (52.2) se sitúan a la cabeza del ranking.

El análisis por comunidades revela además datos curiosos: mientras que Andalucía y Extremadura comparten el Producto Interior Bruto por habitante más bajo de España, los encuestados de esta última región están entre los que menos dificultades tienen (índice 52,50) para afrontar los distintos gastos planteados, especialmente los relacionados con el tiempo libre, la salud y la vivienda; solo son superados en solvencia por los navarros.

Qué aspectos influyen en la calidad de vida

El gas, la electricidad y el agua son los aspectos a los que los españoles damos más importancia (son las últimas necesidades a las que estamos dispuestos a renunciar) seguidos por los relacionados con la salud o la alimentación. Preocupante el dato de que al 17% de los encuestados les resulte muy difícil o imposible afrontar las facturas del gas, la luz y el agua; un reflejo de la “pobreza energética”, una situación que afecta a más de 3 millones de personas, según datos oficiales. 

También destacan las enormes dificultades económicas para acceder a la educación superior o para sufragar un curso o un máster entre las familias con menos recursos. Lo mismo que para pagar el alquiler o la hipoteca de la vivienda en la que residen. 

Por su parte, los aspectos relacionados con la movilidad influyen algo menos en la calidad de vida familiar, aunque en el caso del coche y el transporte público siguen siendo importantes para más del 40% de los encuestados. Los factores vinculados con el tiempo libre tienen un menor peso entre los encuestados: comprar un libro, salir al cine o comer en un restaurante solo son considerados muy importantes por una minoría.

 

0

No hay comentarios ¿Te animas?