Planes de pensiones

¿Cuál es la fiscalidad que se aplica a las aportaciones a los planes de pensiones?

Toni Esteve

Foto: bigstock

Viernes 16 de octubre de 2020

4 minutos

España es uno de los países con menos incentivos fiscales al ahorro a través de este producto

¿Cuál es la fiscalidad que se aplica a las aportaciones a los planes de pensiones?
Toni Esteve

Foto: bigstock

Viernes 16 de octubre de 2020

4 minutos

Los planes de pensiones no solo acumulan la rentabilidad asociada a la vida de este producto financiero, sino que también son un vehículo para obtener deducciones fiscales, ya que las aportaciones al plan se desgravan de la base imponible del IRPF. Sin embargo, en España los planes de pensiones no son tan populares como en la mayoría de países de nuestro entorno debido a que, entre otras cuestiones, estamos entre los países europeos con menores incentivos fiscales al ahorro en planes de pensiones, según la OCDE.

Recientemente, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá (@joseluisescriva), declaraba en una entrevista concedida a 65Ymás que el Gobierno haría una reforma integral de la fiscalidad de los planes de pensiones. El ministro detallaba por qué es necesario reformar por completo el tratamiento fiscal del que gozan actualmente los planes de pensiones individuales; una ventaja fiscal que la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIREF) ha criticado con dureza recientemente. "La AIREF ha demostrado que estos planes de pensiones son un producto muy caro, regresivo y que no cumplen el objetivo de generar un aumento de ahorro neto, que es el objetivo de la desgravación fiscal", argumentaba Escrivá.

Por el momento fiscalmente el límite anual de las reducciones en la base imponible del IRPF por aportaciones realizadas a planes de pensiones individuales, asociados y de empleo, planes de previsión asegurados, planes de previsión social empresarial y seguros que cubran el riesgo de dependencia, así como a mutualidades de previsión social se calcula de forma conjunta.

Límites máximos

El límite máximo de reducción será la menor de entre las siguientes cantidades, teniendo en cuenta que la base liquidable general no podrá ser negativa:

- El importe de las aportaciones realizadas (que están limitadas a 8.000 euros anuales).

- El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades económicas percibidos individualmente en el ejercicio.

En el caso del País Vasco, los límites de las reducciones por aportaciones y contribuciones a sistemas de previsión social son:

a) 5.000 euros anuales para la suma de las aportaciones realizadas a sistemas de previsión social, realizadas por los socios, partícipes, mutualistas o asegurados.

b) 8.000 euros anuales para la suma de las contribuciones empresariales realizadas por los socios protectores, promotores de planes de pensiones de empleo.

c) El límite conjunto de las reducciones por aportaciones y contribuciones empresariales a sistemas de previsión social será de 12.000 euros anuales

Por ultimo, en el caso de Navarra los límites máximos de reducción fiscal a partir de 2017 son, la menor de las cantidades siguientes:

- El 30% de la suma de los rendimientos netos del trabajo y de actividades empresariales y profesionales percibidos individualmente en el ejercicio. No obstante, en el caso de partícipes o mutualistas mayores de 50 años el porcentaje anterior será el 50%.

- 3.500 euros anuales. En el caso de partícipes o mutualistas mayores de 50 años, la cuantía anterior será de 6.000 euros anuales.

Cómo funciona la deducción

Las deducciones fiscales se obtienen a través de las aportaciones anuales realizadas al plan de pensiones. Se trata de una reducción directa de la base imponible del IRPF del partícipe del plan: el dinero que se ingresa en el plan se reduce del total del capital a declarar para calcular el IRPF anual. Al disminuir la base imponible, se reducen los impuestos a pagar.

En el blog de BBVA (@bbva) encontramos un ejemplo que ayuda a entenderlo: supongamos que un contribuyente ha ganado 40.000 € en el último año y ha aportado a su plan de pensiones 6.000 €. Antes de descontar las aportaciones al plan, su base imponible sería 40.000 € y, por tanto, tendría que pagar en su tramo del IRPF el 37 %. Sin embargo, al tributar las aportaciones, su base imponible se quedaría en 34.000 €, por lo que tendría que pagar el 30 % de IRPF al estar en un tramo inferior. No solo disminuye la cantidad a la que aplicar el porcentaje de pago, sino que en ocasiones la deducción de un plan de pensiones se puede traducir en una rebaja del tramo de IRPF.