El número de personas mayores de 60 años en el mundo se duplicará en 2050 y se triplicará en 2100

65ymas

Sábado 9 de marzo de 2019

5 minutos

La mayoría de países del mundo están experimentando un espectacular aumento en el número de mayores

Asamble General de Naciones Unidas. Foto: EuropaPress
65ymas

Sábado 9 de marzo de 2019

5 minutos

El envejecimiento de la población está a punto de convertirse en una de las transformaciones sociales más significativas del siglo XXI, con consecuencias para casi todos los sectores de la sociedad, entre ellos, el mercado laboral y financiero y la demanda de bienes y servicios (viviendas, transportes, protección social...), así como para la estructura familiar y los lazos intergeneracionales.

Según datos de la revisión del informe de 2017 ‘Perspectivas de la Población Mundial’ elaborado por la ONU, se espera que el número de personas de 60 años o más, que en aquel año era de 975 millones, se duplique en 2050 y se triplique para 2100 pasando a alcanzar la cifra de 2100 millones personas en 2050 y 3100 millones en 2100. A nivel mundial, este grupo de población crece más rápidamente que los del resto de personas más jóvenes.

Niveles y tendencias en el envejecimiento de la población

Las personas con 60 años o más son 13% de la población mundial y este grupo de población tiene una tasa de crecimiento anual del 3%. Europa es la región con más personas pertenecientes a este grupo, aproximadamente un 25%, pero ese grado de envejecimiento de la población también llegará a otras partes del mundo para 2050, con excepción de África. Ya para 2030, se estima que serán 1400 millones de personas de edad avanzada en el mundo.

En relación con las personas que superan los 80 años, se calcula que se triplicará en poco más de 30 años y se multiplicará por siete en poco más de siete décadas llegando a 425 millones de personas en 2050 y a 3100 millones en 2100. 

Además, a las personas mayores se las percibe cada vez más como elementos que contribuyen al desarrollo. Se considera que sus habilidades para mejorarse a sí mismas y a la sociedad deberían integrarse en las políticas y en los programas a todos los niveles. De hecho, en las próximas décadas, muchos países estarán sometidos a presiones fiscales y políticas debido a las necesidades de asistencia sanitaria, pensiones y protección sociales de este grupo de población en constante aumento.

Factores demográficos del envejecimiento de la población

El tamaño y la composición por edades de una población se determinan a través de tres procesos demográficos a la vez: la fertilidad, la mortalidad y la migración. Todas las regiones del mundo han experimentado un aumento considerable en la esperanza de vida desde 1950. Al aumentar la esperanza de vida al nacer, la mejora en la supervivencia de las personas mayores explica la proporción cada vez mayor en la mejora generalizada de la longevidad.

La reducción de la fertilidad y el incremento de la longevidad son, por tanto, factores clave del envejecimiento mundial de la población; pero no hay que olvidar que la migración internacional también ha contribuido al cambio de las estructuras de edad en varios países y regiones. En los países con grandes flujos migratorios, la migración internacional puede retrasar el proceso de envejecimiento, al menos temporalmente, ya que los migrantes suelen ser jóvenes en edad de trabajar. Sin embargo, los migrantes que se quedan en el país terminarán formando parte de la población de mayor edad.

Conferencias clave sobre envejecimiento poblacional

Para empezar a abordar estas cuestiones, la Asamblea General de la ONU convocó la primera Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento en 1982, en la que se elaboró un informe con 62 puntos conocido como el 'Plan de Acción Internacional de Viena sobre el Envejecimiento'. La Asamblea hizo un llamamiento para que se llevaran a cabo acciones específicas en temas tales como la salud y la nutrición, la protección de los consumidores de mayor edad, la vivienda y el medio ambiente, la familia, el bienestar social, la seguridad de ingresos y de empleo, la educación, y la compilación y análisis de los datos de las investigaciones.

En 1991 la Asamblea General adoptó los ‘Principios de Naciones Unidas en favor de las Personas de Edad’, que enumeraban 18 derechos de las personas mayores relativos a la independencia, la participación social, la atención, la realización personal y la dignidad. Al año siguiente, la Conferencia Internacional sobre el Envejecimiento se reunió para revisar el Plan de Acción y adoptó la ‘Proclamación sobre el Envejecimiento’. Siguiendo las recomendaciones de la Conferencia, la Asamblea General de la ONU proclamó el año 1999  Año Internacional de las Personas de Edad y ‘El Día Internacional de las Personas de Edad’ se celebra el 1 de octubre de cada año.

Las acciones sobre el envejecimiento continuaron en 2002 cuando se celebró en Madrid la ‘Segunda Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento’ que adoptó una ‘Declaración Política y el Plan de Acción Internacional sobre el Envejecimiento de Madrid’ con el objetivo de diseñar una política internacional sobre el envejecimiento. El Plan de Acción abogaba por un cambio de actitud, de políticas y de prácticas a todos los niveles para aprovechar el enorme potencial de las personas mayores en el siglo XXI. Las recomendaciones de acción específicas del Plan dan prioridad a las personas mayores y el desarrollo, la promoción de la salud y el bienestar en la vejez, así como la protección de un entorno propicio y de apoyo para estas personas.