Motor

Volkswagen Grand California: la camper generalista que es más grande que algunos pisos

Miguel Ángel Linares

Martes 22 de noviembre de 2022

8 minutos

Es la reina de las ‘Camper’, con sus dos versiones de 6 y de 6,80 metros

Volkswagen Grand California ok
Miguel Ángel Linares

Martes 22 de noviembre de 2022

8 minutos

Aunque era un segmento que ya venía empujando con fuerza, las autocaravanas comenzaron a vivir una auténtica edad de oro… gracias a la pandemia. El miedo al contacto físico hizo girar la cabeza a muchos a una clase de viajes vacacionales muy diferentes, pero que sin duda alguna tienen grandes ventajas.

De esta forma, el concepto ‘camper’, que podemos definir como ‘autocaravanas de serie’, o autocaravanas producidas por las marcas tradicionales, se ha instalado de forma definitiva entre aquellos que buscan unas vacaciones lo más autosuficientes posibles. Es decir, viajando a bordo de nuestro propio coche, o alquilando un vehículo adaptado a nuestro modo de vida ‘algo salvaje’.

Volkswagen Grand California 1

 

Disfrutar de nuestras vacaciones en entornos de familiares y/o amigos a bordo de una camper es justo lo contrario que ir a nuestro apartamento (casi siempre en la playa), para montar nuestro campamento estival a caballo entre dicho alojamiento y la arena de la playa, donde generalmente estaremos tumbados la mayor parte de nuestras vacaciones. Con el concepto camper/autocaravana nuestro principal objetivo es la movilidad, esto es, no practicar el sedentarismo, ver mundo, no siempre la misma playa, disfrutar casi más del viaje que del destino final, o parcial, de nuestro veraneo, dividido en etapas.

Volkswagen Grand California sillas
La Grand California viene también con ‘mobiliario exterior’ de serie: toldo, mesa y sillas


Pero claro, esto va más allá de, como sigue haciendo mucha gente, pasar las vacaciones en un camping. Esto se trata de desplazar a familiares y/o amigos y toda la logística que conlleva, en desplazamientos que incluso pueden llegar a ser diarios: ropa individual, ropa de hogar, utensilios de cocina, comida, multitud de objetos (unos más útiles que otros), etc. Por ello, el concepto camper es cada vez más atractivo y más exitoso, pues las ventas (o los alquileres) de este tipo de vehículos, está en el mejor momento de su historia.

De esta forma, las marcas generalistas están empezando a incorporar versiones Camper en sus vehículos de mayor tamaño, principalmente furgonetas, tanto de transporte de personas como puramente comerciales. Hablamos, entre otros, del Dacia Dokker Combi, la Volkswagen Caddy, las Citroën Berlingo XL o SpaceTourer o la Peugeot Traveller o la Rifter by Tinkervan, la Volkswagen California ‘a secas’, la Ford Transit Custom, la Mercedes Marco Polo, el Citroën SpaceTourer, el Opel Vivaro, la Renault Kangoo Camperiz, la Toyota Proace Verso, las Nissan NV200 y NV300, las Ford Transit Custom o Tourneo by Tinkervan, la Renault Trafic Camper, la Fiat Ducato Camper Van, la Iveco Daily Camper. Todo un universo de posibilidades, camperizadas por empresas especializadas o por las mismas marcas, que, a diferencia de la Iveco, podemos definir como ‘compactas’, es decir, con espacio para dormir dos o cuatro personas, con comodidad, pero con ciertas limitaciones de espacio.

Superautocaravana

Y aquí es donde entra nuestra protagonista de hoy: la Volkswagen Grand California. Y en especial la versión 600. Se trata de una camperización del gran vehículo comercial de Volkswagen, la Crafter, con lo que tenemos una autocaravana, con todas las letras, en la que no tenemos que elevar el techo para poder montar una segunda doble cama, pues en la Grand California el techo está elevado de por sí en todo momento, con todo lo que significa ello para el espacio interior.

Volkswagen Grand California interior 1

 

¿Y qué tenemos en esta (gran) casa a cuestas? Pues prácticamente de todo. Disponemos de porche, salón/comedor, cocina de gas de dos fuegos, nevera de 70 litros con congelador, fregadero y grifo de agua corriente, cuarto de baño con lavabo, grifo también de agua corriente y ducha, y dos habitaciones con camas dobles, una en la ‘planta baja’, en la zona trasera del vehículo, y otra en la ‘primera planta’, a la que se accede por una escalera portátil. Y todo ello, como no puede ser de otra forma, bien aderezado con armarios para la ropa y para los utensilios de cocina, y un amplio maletero, que nunca pierde su espacio, situado bajo la ‘habitación’ del piso de abajo.

Volkswagen Grand California cama



¿Y cómo es posible todo esto? Gracias a un depósito de aguas limpias de 110 litros para el baño y la cocina, un tanque de aguas residuales de 90 litros, dos bombonas de gas para calentar el agua o incluso como parte del sistema de calefacción, que es en su mayor parte eléctrico, aire acondicionado (de modo opcional) o incluso placas solares en el techo. Y no nos olvidemos de un enorme toldo en el lateral derecho de la Grand California, dos sillas plegables y una mesa de camping de esterior, parasoles a medida para todas las superficies acristaladas, que aportan intimidad para el descanso nocturno, asientos delanteros giratorios para que el comedor interior sea de hasta cuatro personas, y una decoración y unos materiales basados en el mobiliario de un yate, con revestimiento del suelo que imitan a la madera, lo que proporciona un confort extra y de cierto lujo a todos los niveles.

Volkswagen Grand California trasera
Pocos modelos hay más ‘compactos’ que la Grand California


Un modelo ‘especial’ de conducir

La Volkswagen Grand California es un modelo ‘especial’ desde varios puntos de vista. Además de sus múltiples ventajas como auténtica ‘casa con ruedas’, también hay que tener en cuenta otras vicisitudes que le hacen muy especial. Y nos referimos, principalmente, a su conducción. Y en absoluto queremos meter miedo a la hora de decidirse por este supermodelo de la firma alemana. Es más, por mucho respeto que inspiren sus seis metros como mínimo de longitud, y sus dos metros y pico de altura, la Grand California se conduce como un turismo más, con un cuadro de mandos muy Volkswagen, con un volante normal, no el de un camión Barreiros, y con gran cantidad de ayudas a la conducción.

Volkswagen Grand California armarios

 

Lo que sí hay que tener en cuenta, aunque ya lo hemos avanzado, es que es un vehículo normal… de seis metros de largo, y en el que además no podemos disfrutar, por razones obvias, del  retrovisor interior. Por ello, los conductores noveles de un ‘tanque’ como la Grand California solo tienen que tener en cuenta, además de la conducción segura que hay que realizar siempre en cualquier vehículo, que manejan un vehículo realmente ‘especial’… en todos los sentidos.

Volkswagen Grand California Normandia
La Grand California en las playas del Desembarco de Normandia (Francia)


Volkswagen de manual

Y aunque en cierta forma conducir tamaño mamotreto puede echarnos un poco para atrás, estamos ante todo un Volkswagen, un vehículo un poco especial, sí, pero que incorpora la mayoría de los elementos de cualquier otro vehículo de la firma alemana.

Y empezamos por el motor, un eficiente 2.0 TDI de cuatro cilindros que entrega 177 caballos de potencia y 410 Nm de par máximo, un empuje más que suficiente incluso en los caminos más pedregrosos o empinados. Todo esto va unido a un cambio automático de ocho velocidades y tracción delantera en el caso del modelo 600. El precio de la ‘pequeña’ Grand California, la versión sin duda más popular de la gran Camper de Volkswagen, parte de los 79.155 euros.

Grand California 600 y 680

Porque, como ya hemos dicho antes, existen dos versiones de la Grand California. El modelo 680, como su denominación indica, se va a unos estratosféricos 6,80 metros de longitud, con lo que requiere de carnet de conducir para camiones, lo que da una gran pista sobre su exclusividad. Esta ganancia de casi un metro se traduce en una cama del primer piso mucho más grande (aunque el tamaño de la cama de la 600 es más que suficiente para dos adultos), además de más espacio en general. El precio de la Grand California 680 es de 78.535 euros (tracción delantera) y 82.615 (tracción total).

Sobre el autor:

Miguel Ángel Linares