Al aire libre

Descubre el Mercadillo Lost & Found en el Centro Cultural Conde Duque de Madrid

Mariola Báez

Jueves 16 de mayo de 2019

2 minutos

Los próximos 18 y 19 de mayo tienes oportunidad de encontrar pequeños tesoros de hace décadas

POSTER (lostfoundmarket.com)
Mariola Báez

Jueves 16 de mayo de 2019

2 minutos

Una vez más, el Centro Cultural Conde Duque, en Madrid, se convierte en el espacio perfecto para que los amantes de lo antiguo y lo vintage disfruten descubriendo multitud de objetos con el encanto especial que le otorgan las historias que, tal vez, guarde cada uno de ellos. Libros, cómics, objetos de decoración de todo tipo, lámparas, ropa y complementos, juegos que, quizá, te lleven de nuevo a tu infancia…

En la pasada edición más de 300 puestos llenaron el patio central del Conde Duque y no faltaron las actuaciones musicales en directo, así como una buena oferta gastronómica para tomar algo en un ambiente distendido.

El acceso al mercadillo es gratuito y si te encanta la cultura vintage es un estupendo plan para disfrutar de un día distinto, al aire libre, viajando en el tiempo a través de los objetos más curiosos que puedas imaginar. También, si quieres puedes apuntarte y participar instalando tu propio puesto, si es que guardas un montón de cosas de las que te deseas deshacerte y tal vez sean auténticas “joyas” para otras personas.

Descubriendo el Centro Cultural Conde Duque

Este antiguo cuartel del siglo XVII se ha convertido en uno de los espacios imprescindibles de la cultura madrileña. En sus distintas estancias se dan cita montajes de danza, teatro, artes escénicas en general y también variadas exposiciones de todo tipo. Si quieres aprovechar para conocer un poco mejor el emblemático edificio, tienes visitas guiadas para recorrer su interior y ver la antigua Plaza de Guardia de Corps o lo que fueron hace siglos las caballerizas.

El Mercadillo Lost & Found, que viene celebrándose desde hace unos años, es una apuesta más del centro por traer al siglo XXI esa cultura, algo nostálgica, que encierran los objetos del pasado reciente, en un ambiente de intercambio ameno y divertido. Si te animas a recorrerlo puedes encontrar casi cualquier cosa: un teléfono antiguo, una cámara de fotos, un vestido o un cinturón “ye-ye”… seguro que más de una te trae buenos recuerdos. Sin duda un buen plan para el fin de semana.