Gastronomía

La tradición gastronómica del hornazo de Salamanca tras la Semana Santa

Victoria Herrero

Miércoles 20 de marzo de 2019

3 minutos

Esta especie de empanada se come el lunes siguiente a la Semana de Pascua, el 'Lunes de Aguas'

El típico hornazo de Salamanca (bigstock)
Victoria Herrero

Miércoles 20 de marzo de 2019

3 minutos

A simple vista puede ser una empanada de embutido, pero para los salmantinos esconde toda una tradición. Así pues, es típico que el lunes siguiente a la Semana Santa –ocho días después del Domingo de Resurrección y que aquí se conoce como Lunes de Aguas–, familias enteras acudan al campo en un picnic improvisado donde el hornazo es el verdadero protagonista de la jornada.

Pero no podemos hablar del hornazo sin mencionar uno de los establecimientos más emblemáticos de Salamanca, Confitería Gil. Uno de los obradores con más solera de la ciudad castellano-leonesa y donde hacen la receta perfecta. ¿Te atreves a hacer uno en casa? Toma bolígrafo y papel y apunta los ingredientes necesarios.

La receta perfecta del hornazo 

Esta especie de empanada se hace con harina de trigo rellena de productos típicos –y deliciosos– de la zona como jamón, lomo o chorizo. Así pues, para la masa necesitaremos: harina de fuerza de trigo, agua templada, vino blanco, aceite de oliva, manteca de cerdo, levadura, huevos, sal y pimentón dulce. Mientras que el relleno está formado por lomo de cerdo adobado, chorizo y jamón serrano. Incluso en algunas panaderías se le añade huevo cocido a ese interior. 

Una vez tengamos todo sobre la mesa, manos a la obra. Hacemos la masa, al tiempo que ablandamos en el microondas la manteca durante unos segundos. La masa tiene que ser homogénea y elástica y la debemos dejar reposar media hora. A continuación, la metemos en el horno –previamente calentado– bien extendidas.

Sobre la base vamos colocando el resto de los ingredientes del relleno y cubrimos con parte de la masa que hemos reservado previamente. La decoración exterior en forma de rejilla de esta empanada es característica del hornazo salmantino. No te olvides de añadir con la ayuda de un pincel un poco de huevo batido por encima para darle ese tono dorado al hornearlo. Por último, pincha la masa para que entre aire y déjala en el horno media hora a 220ºC aproximadamente y ya tendrás el hornazo listo. 

Vista de la ciudad de Salamanca (bigstock)

Orígenes del 'Lunes de Aguas'

Los orígenes del Lunes de Aguas se remontan al siglo XVI en la época de Felipe II. Una fiesta pagana que hoy se ha convertido en toda una señal de identidad de la ciudad. Por aquel entonces, el monarca decide que, para guardar el decoro durante los días de Cuaresma y Pasión, se expulse a las prostitutas de la ciudad y se las destierre al otro lado del río Tormes.

Un mandato que finaliza precisamente ese lunes cuando miles de estudiantes cruzaron el río en sus barcazas para traer de vuelta a las mujeres y celebrar su regreso con una gran fiesta. Figura indiscutible de esos días fue un sacerdote pícaro llamado Padre Lucas, pero conocido por todos como Padre Putas, y que solía ayudar a que se produjeran los encuentros amorosos de meretrices y estudiantes.