Libros

Anne Youngson debuta como escritora a los 67 años con una novela epistolar de éxito

Teresa Rey

Foto: Ed. Maeva

Viernes 27 de septiembre de 2019

2 minutos

Se titula 'Nos vemos en el museo' y la ha publicado cumpliendo su sueño: dedicarse a la escritura

Anne Youngson debuta como escritora a los 67 años

La británica Anne Youngson ha publicado con 67 años su primera novela: Nos vemos en el museo (Ed. Maeva @MaevaEdiciones). Su éxito ha sido tan sorprendente que se va a editar en varios países. Ella lo tenía claro, siempre quiso ser escritora, pero su trabajo en varios puestos de dirección de la industria automovilística se lo impidieron. Cuando se jubiló, decidió apuntarse a un taller de escritura y al conocer a otros escritores fue consciente de que ella, por qué no, también podía aspirar a escribir una novela. Lo que seguramente no pensó es que esta, además, tendría una gran acogida entre el público lector.

El hombre de Tollund

Se trata de una novela epistolar que tiene dos protagonistas: Tina y Anders. La primera acaba de perder a su mejor amiga, Bella. Y él, que enviudó hace años, dirige un museo arqueológico en Dinamarca. Ambos no se conocen, pero tienen en común el hombre de Tollund, un hombre prehistórico exhibido en el museo donde trabaja Anders y que tanto Tina como Bella siempre habían querido ir a conocer. Cuando fallece su amiga, Tina envía una carta al museo que, de forma inesperada, recibe respuesta de su director.

Es así como la pareja comienza una correspondencia en la que los dos comparten reflexiones y sentimientos y van descubriendo mutuamente la vida que llevan. Al final, “de un modo pausado y lleno de delicadeza, Tina y Anders se hacen amigos”.

Anne Youngson Courtesy

La flamante escritora asegura que para desarrollar el argumento se inspiró en una foto que tenía desde hace tiempo del hombre de Tollund, un cuerpo momificado perteneciente a la Edad de Hierro encontrado en una ciénaga de Dinamarca. La imagen la tenía sobre la pared junto a un poema que Seamus Heaney escribió acerca de él: “Tanto el poema como la foto me inspiraron para pensar sobre nuestra resistencia, estar presente a la vez que ausente, sobre la paciencia y la tolerancia”.

Después, leyó un libro sobre este hombre prehistórico, La gente de la ciénaga del Profesor Glob, y se percató de que estaba dedicado a unas estudiantes que ahora tendrían unos sesenta años. “Me di cuenta de que lo que pensé cuando vi la cara del hombre de Tollund podría haberle pasado también a estas mujeres. Y ese fue el punto de partida del libro”.

¿Por qué cartas?

El hecho de haber escrito la novela utilizando el género epistolar no fue premeditado, cuenta Youngson. Sí, comenzó a escribir el libro con una carta de Tina, pero su intención inicial no era continuar con este formato y pensaba abandonarlo para narrar la historia de una manera convencional. Sin embargo, luego sintió que pondría distancia entre los dos protagonistas, a pesar de que podía haber seguido usando la primera persona. “Así que seguí adelante y descubrí que podía explorar todo lo que quería decir sobre ellos, sus vidas y sus ideas, a través de las cartas”.

0

No hay comentarios ¿Te animas?