Libros

'Nuestros mayores', el libro que repasa cómo vivieron el confinamiento total

Pablo Recio

Domingo 3 de enero de 2021

6 minutos

Entrevista con Victoria Cardona, autora del libro

EuropaPress 3494914 nieves cabo vidal mujer 82 anos residente centro mayores porta do camino
Pablo Recio

Domingo 3 de enero de 2021

6 minutos

La escritora, maestra y abuela de familia numerosa, Victoria Cardona (1936), recibió durante los momentos más duros de la pandemia el encargo de escribir un libro sobre cómo estaba viviendo, como persona mayor, su confinamiento.

El resultado, gracias a su dilatada experiencia como escritora, es Nuestros Mayores, un recopilatorio de experiencias, sensaciones y reflexiones sobre el lugar que se le dio al mayor durante esta crisis sanitaria.

Por ello, en su obra no faltan menciones a los duros momentos vividos en las residencias y las UCI de los hospitales, aunque también se trata, con especial cariño, el surgimiento de iniciativas solidarias intergeneracionales para ayudar a las personas mayores aisladas por el coronavirus. 

Pregunta - ¿Cómo vivieron los mayores los momentos más duros de la pandemia? 

Respuesta - Hemos pensado mucho en nuestras familias. Como yo misma soy mayor no me puedo echar piropos. Pero cuando pienso en ellos, en los que han vivido la soledad y han fallecido, pienso que ha sido una situación extraordinaria y muy dura. Ha sido muy triste. 

P.- ¿Se ha tratado a los mayores como ciudadanos de segunda?

R.- Durante la COVID, y sobre todo, cuando estábamos todos confinados, se vivió una situación excepcional en la que los mayores no llegaban a entrar en las UCI. Nos afectó a todos y muchos murieron por el camino. 

Sin embargo, actualmente creo que los mayores están preocupados, en este momento de rebrotes, por protegerse y proteger. Siguen añorando a sus familiares, pero, con las técnicas de hoy en día, como Skype o las videoconferencias con el móvil, van teniendo contacto.

Aun así, hay muchos abuelos que todavía no han podido ver a su familia y algunos, en residencias, con cuentagotas.  

P.- ¿Ha habido quizá cierta sobreprotección por parte de la sociedad hacia los mayores y un cierto edadismo?

R.- Tengo amigos que tenían a los abuelos en residencias y, cuando empezó la pandemia, cogieron a los mayores y se los llevaron a sus casas. El razonamiento era: ‘Es mejor morir de COVID que de tristeza’. Yo lo viví con mis amigos y está recogido en el libro. 

Así que, a los abuelos, que son los que nos han dado la vida y tanta ternura, no es que les sobreprotegieran, es que queremos su bien y, por ello, vamos a evitar que no estén solos. Por ejemplo, muchos en residencias han sufrido soledad, porque, además, una gran parte de los sanitarios no llegaron a atenderlos a todos. 

La verdad, yo, una sobreprotección hacia los mayores, no la veo. Cada uno hizo lo que pudo. Al revés, más bien creo que muchos quedaron solos no que les hayan sobreprotegido. Lo que pasa es que son gente fuerte y no se han quejado.

P.- En su libro, Nuestros Mayores, también menciona los problemas que han tenido los mayores entre ellos en los momentos más duros del confinamiento total. Y, en concreto, habla de las consecuencias inesperadas que tuvo el encierro en muchas parejas que llevaban muchos años conviviendo.

R.- La pandemia ha hecho que las parejas que iban bien y se comunicaban lo hayan hecho más y hayan ganado tiempo para quererse más.

Sin embargo, los que ya se llevaban mal y no comunicaban, muchos, han acabado peleados. Eran muchas horas al día estando en casa y, si no se convive bien, se molestaban, se picaban y no se escuchaban, pues, al final, acababan peleados. Todo esto ha dependido del grado de comunicación que había antes. 

Y también pasó con los hijos. Por ejemplo, las familias que han tenido confianza y comprensión con los adolescentes han funcionado. Y las que los han tratado como a niños, no. 

P.- ¿Cree que se han creado nuevos vínculos entre generaciones?

R.- Creo que sí. Es más, yo empecé a escribir este libro, porque siempre tuve mucha confianza en mis nietos, y ellos en mí. Incluso sus amigos la tenían conmigo. Así que creo que una de las cosas bonitas que se han visto en esta pandemia es que se ha volcado mucha gente joven con las personas mayores, para que no les faltase de nada.

Yo sueño que, viendo esta situación, se puedan crear, en el futuro, residencias que no sean de tipo geriátrico, sino tanto para estudiantes como para abuelos. Hacer reconocer a los jóvenes el papel de los mayores es muy importante para su identidad y memoria biográfica. 

Eso sí, cada uno tendría sus salas, porque no es lo mismo un chico que tiene que hacer deporte, que un abuelo que tiene que ir a rehabilitación. Pero la clave sería que todos tuvieran, al salir, unas zonas comunes. 

P.- En su libro se explican y recuerdan muchas iniciativas de jóvenes que trataban de ayudar a los mayores en los momentos más duros del confinamiento. ¿Con cuál se quedaría de todas ellas?

R.- Son tantas. Pero a mí me gustó la de las enfermeras que hacían que las abuelas y los abuelos vieran por el móvil a sus hijos y nietos. Toda esta comunicación digital fue muy bonita. Y, luego, las cartas que se pidieron que se escribieran a los abuelos que estaban en los hospitales y en las residencias. Me quedo con esas dos. 

victòria cardona

 

P.- En Nuestros mayores habla también sobre los grandes aprendizajes de la pandemia. En su caso personal, ¿descubrió algo, sobre usted misma, que desconocía?

R.- Yo descubrí que no lo sé todo. Pensaba que por mi edad y experiencia lo tenía todo controlado y que sabía bastantes cosas con mucha seguridad. Pero después de la pandemia, me di cuenta que no soy omnipotente. 

Y también he descubierto que he aprendido a adaptarme a diferentes situaciones con mucha rapidez y he aprendido a valorar más el cariño de mi familia. 

P.- ¿Cuál fue su mejor y peor momento durante el confinamiento total?

R.- El mejor momento fue poder escribir este libro, porque mientras lo hacía, he exteriorizado mis emociones y el dolor, pero también las alegrías que me ha dado ver tantas cosas buenas por parte de tantas personas. Y en cuanto a los malos momentos, creo que no los he experimentado. Estuve con los míos, en casa, con mi esposo. Así que yo me quedaría con los buenos. 

P.- ¿Saldrán más reforzados los mayores de esta pandemia?

R.- Sí. Saldremos mejor. Los mayores hemos crecido en humildad y sabiendo apreciar cualquier gesto de cariño de los nuestros y sabiendo agradecer. 

Sobre el autor:

Pablo Recio

Pablo Recio

Pablo Recio es periodista especializado en sociedad y salud, es graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad Complutense de Madrid y comenzó su carrera profesional en el diario El Mundo cubriendo información cultural y económica. 

En 65Ymás, ha contado el drama vivido en las residencias durante la pandemia y ha sacado diferentes exclusivas de impacto como 81 menús de residencias de mayores, a examen: "Baja calidad nutricional y abuso de procesados"que fue citado en una comisión de investigación en la Asamblea de Madrid. 

Además, es cofundador de la radio online Irradiando y cuenta con un máster en Gobernanza y Derechos Humanos por la Universidad Autónoma de Madrid y otro en Periodismo por el CEU San Pablo/Unidad Editorial. 

… saber más sobre el autor