Libros

La paisajista Monique Briones propone descubrir nuestra esencia a través de la naturaleza

Teresa Rey

Foto: Ed. Urano

Jueves 30 de mayo de 2019

3 minutos

La autora cuenta en 'De naturaleza indómita' cómo fue su contacto con lo natural desde niña

La paisajista Monique Briones propone descubrir nuestra esencia a través de la naturaleza
Teresa Rey

Foto: Ed. Urano

Jueves 30 de mayo de 2019

3 minutos

Monique Briones (@LaPaisajista) empezó a amar la naturaleza desde que era una niña, teniendo mucho que ver en esta relación los exuberantes paisajes brasileños que la rodeaban. Fruto de esta pasión estudió Ingeniería Agrónoma y hoy día es gerente de La Paisajista, empresa ubicada en Madrid, además de dedicarse al diseño de exteriores en España, Brasil, Argentina, Estados Unidos, Marruecos y China. Esta amante de la botánica se ha forjado su propio camino, y ahora se ha decidido a compartirlo a través del libro De naturaleza indómita (Ed. Urano @Ediciones_Urano), en el que a través de su experiencia personal nos ayuda a descubrir cuál es nuestra esencia.

La importancia de la naturaleza

Briones es todo un icono internacional que encandila a clientes y a sus seguidores en las redes sociales con sus vergeles maximalistas, llenos de magia y pasión. Pero para llegar al lugar que hoy ocupa dentro del paisajismo tuvo que forjarse su propia historia. Este libro describe en primera persona el contacto de la autora con la naturaleza que la rodeaba y cómo este fue configurando su amor por el entorno natural que nos rodea.

Supo desde entonces que necesitaba mancharse las manos de tierra, que debía convencer a los demás de que el mundo puede ser más hermoso si lo llenamos de árboles, flores y animales. Así, en la actualidad ha conseguido un gran prestigio internacional y es conocida como la “paisajista del alma”, siendo una profesional muy admirada y seguida en todo el mundo.

Sin perseverancia no hay sueños

Monique Briones sabe mucho de lo que es tener un sueño y luchar por él. A lo largo de su obra, ilustrada con acuarelas de las flores y plantas que protagonizan esta historia de amor, refleja que para conseguir lo que nos proponemos el esfuerzo es una premisa fundamental, porque “no hay encuentro sin búsqueda, ni premio sin sacrificio”. Y es por ello que cuando alcanzamos ese ideal al que siempre habíamos querido llegar, no podemos detenernos, debemos seguir aferrándonos a él y no dejar de perseverar. “Los sueños no se cumplen solos. Hay que buscarlos y hacerlos realidad propiciando tú mismo las posibilidades para que ocurran”.  

A la par que la autora nos da consejos a partir de sus propias vivencias, nos recuerda la importancia de la naturaleza en nuestras vidas. Nos recuerda que las plantas, al margen donde estén, las de nuestro balcón o nuestro jardín, las del parque o las del bosque, son necesarias tanto para nuestra salud física y mental, como para conectarnos con el secreto mismo de la vida. Para ella el frescor que trae la naturaleza a la vida de las persona es algo invisible, “algo que solo puedes sentir cuando te desnudas de todo y de cualquier prejuicio que puedas llevar puesto”.