Libros

La periodista de 'Cuarto Milenio', Clara Tahoces, nos da claves para el autoconocimiento

Teresa Rey

Foto: Ed. Luciérnaga

Viernes 17 de mayo de 2019

3 minutos

En su nuevo libro 'El último gran unicornio' nos dice que el camino es tan importante como la meta

La periodista de Cuarto Milenio, Clara Toheces, nos da claves para el autoconocimiento
Teresa Rey

Foto: Ed. Luciérnaga

Viernes 17 de mayo de 2019

3 minutos

La periodista y reportera del programa de televisión Cuarto Milenio (@Cuarto_Milenio_) Clara Tahoces (@claratahoces) ha escrito un nuevo libro titulado El último gran unicornio (Ed. Luciérnaga @Luciernaga_Ed), para acercarnos a través de este ser de mitología a un mayor autoconocimiento íntimo y personal. A modo de cuento, la autora nos irá haciendo ver lo que de verdad importa en la vida, y se dirige a aquellos que alguna vez se han sentido solos, “porque de la soledad nacen los más puros sentimientos y las creaciones”.

El camino de la vida

El protagonista del cuento, Uni, se despierta en un mundo totalmente desconocido. Para ello deberá recorrer un camino real a la par que una senda de superación y autoconocimiento. A lo largo de este viaje se irá cruzando con distintos personajes que son los que le otorgarán poco a poco una mayor sabiduría, y los que le permitirán reflexionar sobre esta vida.

A través de este contacto con distintos individuos se dará cuenta de que tiene que seguir adelante en el cometido que ha emprendido y que para ello deberá cambiar estereotipos, encarar algunas situaciones, aprender de los errores o transformar sus sentimientos negativos en perdón. Todo ello para quedarse con una máxima esencial, y es que el camino a recorrer en esta vida es tan importante como la meta.

A modo de una metáfora continua la escritora aborda pensamientos y sensaciones que están presentes en nuestro día a día de forma habitual como la soledad, el miedo, el enfado, la tristeza… y nos va dando las pautas para entenderlos y cómo afrontarlos.

La soledad

Nos explica cómo el unicornio despierta del sueño de la Madre Eterna y esa sensación de soledad que le embarga desde un primer momento: “No hay nada peor que un unicornio solitario, porque —paradójicamente frente a lo que se espera— se siente tentado de cornear a todo ser viviente que aparece en su senda. El aguijón de la soledad pica más cuando el unicornio se hace mayor, porque este ya ha aprendido que nada será capaz de calmar su sed de compañía”.

Y así a través de la historia de este ser de fantasía nos va dando píldoras para entender que el odio o el rencor solo amargan la vida, y nos impiden emprender una existencia creativa, o que esperar con ansia la aprobación de otras personas implica no aprobarse a uno mismo nunca.