Televisión

Gala 8 de OT 2020 I La semana polémica del 8M en Operación Triunfo

Sol Álvarez

Lunes 9 de marzo de 2020

1 minuto

Jesús fue expulsado y Gérard y Hugo fueron nominados

Gala 8 de OT 2020 I La semana del 8M en Operación Triunfo

La gala con más expectativas de OT 2020

La gala 8 llegaba ayer llena de expectativas y después de una semana muy polémica. El programa quiso honrar la celebración del Día Internacional de la Mujer no solo con la elección de las canciones, sino también con contenidos sobre feminismo durante los días previos. Los y las concursantes tuvieron charlas sobre feminismo, y las clases de interpretación, en su mayoría, fueron un ejercicio de empatía con diversas problemáticas que el machismo produce en nuestra sociedad.

La polémica se desató a inicios de semana por la controvertida charla feminista de la periodista y escritora Anna Pacheco, que hizo que desde partidos como Ciudadanos o Vox se acusase a TVE de "adoctrinamiento". Esto, por supuesto, levantó ampollas. Creo que la ex concursante de OT María Escarmiento, que visitó la Academia esta semana, estuvo muy acertada cuando comentó que, aunque no se pretenda, todo lo que se dice y hace en OT puede llegar a ser activismo involuntario. 

 

Lo cierto es que, gracias a la programación de esta semana, se puso en evidencia la falta de mujeres en puestos técnicos de la industria musical, poniendo de relevancia incluso que en el propio programa, los productores escogidos para los singles son todos hombres. También me pareció interesante el momento en el que pudimos ver en directo el shock de Jesús al conocer la mutilación genital femenina. Es curioso que, hasta la fecha, nunca hubiese escuchado hablar de esta práctica criminal, que es bien conocida y denunciada en todo el mundo. Esto demuestra la falta que sigue haciendo hablar de ciertos temas, y que, en muchos casos, la falta de respeto viene derivada de la falta de información. Y es la televisión pública uno de los canales más efectivos para suplir este hueco.

La gala

La selección musical de la gala de ayer (salvo las canciones de los nominados), estaba pensada para hacer un guiño al movimiento feminista, que ayer tuvo su gran día de reivindicación.

La primera actuación de la noche fue el último dúo de la edición. Anajú y Samantha cantaron Girls just wanna have fun de Cindy Lauper. Ayer por la mañana, Samantha sufrió un accidente en la clase de interpretación. Se hizo daño en la rodilla y hubo que cambiar gran parte de la actuación en el último minuto. Es, desde, luego, una pena lo que le pasó a Samantha, pero después de ver los pases de micros, creo que es lo que salvó la actuación. Estaba pactada, dentro del acting, una pelea de almohadas entre las dos concursantes. Las dos veces que vi la actuación esta semana me pareció una parodia de los estereotipos femeninos muy mal llevada. Las chicas solo queremos divertirnos, pegándonos en plan cuqui en el culete con unas almohadas en una fiesta de pijamas. Menos mal que finalmente no lo hicieron. El número estuvo divertido, y a pesar de la limitación de movimientos no faltó actitud y las dos cantaron bastante bien una canción que parece fácil pero que no lo es.

 

La siguiente fue Nia, con una canción de Thalía. El número era muy complicado, como lo definió Manu Guix durante la semana, “un ejercicio aeróbico”. Mucho baile, mucho movimiento y sin parar de cantar. Como siempre, Nia no defraudó e hizo una gran actuación.

Después cantaron los nominados. Gérard escogió una canción que le quedaba muy bien, y, que si lo escuchas sin ver la imagen estaba muy bien interpretada. Pero Gérard sigue siendo poco expresivo, y todo lo que hace para evitarlo parece forzado. Por muy bien que cante, aburre encima del escenario.

Jesús cantó El alma al aire, su canción favorita, y esta vez no tuvo cara de nada, pero la verdad es que no le quedaba muy bien y, aunque este sea su estilo, yo lo prefiero cantando Calle 13.

Después le tocó a Maialen, que por fin esta vez se sentía identificada con la canción. Todo el mundo daba por hecho que el rollo de Maialen era una cosa más naïf, dulce y tranquila, cuando lo que ella realmente hace es mucho más parecido a esta canción de Gwen Stefani. Y de eso mismo hablaba la canción. Por ser chica no soy delicada. Puedo ser chunga, rara y friki, y muy mujer igualmente. En los pases de micros lo hizo muy bien. Sacó una voz que no habíamos visto y una personalidad brutal. Pero en la gala, entre los nervios y el sonido se le fue y desafinó bastante. Aún así fue una actuación con mucha fuerza y estuvo bien ver a Mai por fin en ese papel. Ella había pedido ir vestida como en el primer pase de micros, con unos vaqueros, unas Martens y una camiseta de manga corta en la que se leía “Feminist Fight”. En principio habían dicho que si, pero al final decidieron disfrazarla de rockera trasnochada.

Lo de Flavio pintaba mal. Estuvo muy agobiado durante la semana, fue incapaz de cantar entera la canción en ningún pase y todo apuntaba a que iba a ser una actuación para nominarlo. Pero Flavio se crece en el escenario y lo de ayer fue su mejor número. Cantando Man!I feel like a woman! estuvo preciso, muy sexy en el baile, y en general la actuación fue de buen gusto. Fue una grata sorpresa y una apuesta arriesgada que salió muy bien.

A Bruno le tocó el papelón de la noche. Interpretó el ya himno La puerta violeta de Rozalén. Tenía que meterse en el papel de representar a las miles de mujeres que sufren violencia machista, y hacer eso desde la voz de un hombre y con sensibilidad es complicado. Pero Bruno es un tío muy sensible, no creo que ningún otro hombre de la academia hubiese podido cantar esta canción con el respeto y el cariño que él lo hizo. Por toda esa carga, estuvo nervioso y, finalmente, acabó emocionado. La primera mitad de la canción fue miedo y la segunda esperanza. No estaba así pactado, pero creo que es exactamente lo que esta canción dice. Y el discurso previo que dio, acompañado de Roberto Leal, es también de señalar. Demostró empatía y convicción, que es lo único que hace falta para ser un hombre feminista. Bravo.

Eva llevaba una semana muy buena. Con una canción que le encanta de Billie Ellish, se metió en el papel y consiguió emocionar a Mamen en el primar pase de micros. Era un reto interpretar y bailar esto susurrando toda la canción. Pero como casi siempre le pasa a Eva, estuvo mejor en los pases que en la gala. Creo que la escenografía, a pesar de estar bien pensada, no le hizo ningún favor. La realización tampoco, ya que abundaban los planos generales pero faltó ver su cara, donde reside toda la fuerza interpretativa de Eva. También el vestuario fue un problema. Llevaba una chaqueta gigante, que, además de pesar, escondía sus movimientos que tan bien conseguidos estaban. Aún así, fue una buena actuación y algo muy diferente a lo que habíamos visto de ella hasta la fecha.

El último fue Hugo cantando a María Jiménez en la versión del Canto del Loco. Hugo es seguramente el que menos me gusta de esta edición pero ayer me gustó. Cuando controla su vibrato en canciones más rockeras se le ve más suelto y cómodo.

El veredicto del público

Como era de esperar, Jesús fue el expulsado por un porcentaje muy alto. Él es consciente de su carácter y sus exhabruptos y ya se lo esperaba.

Las favoritas fueron Anajú, Maialen y Flavio. Finalmente, la elegida fue Maialen, que tenía en su poder el privilegio de salvarse a sí misma o a un compañero. Siempre se salvan a sí mismos, pero Mai es de otra manera y prefirió salvar a su compañero Bruno, con el que tiene una amistad muy especial. Fue un gesto muy bonito que desbarató los planes del jurado, que había pensado nominarlo.

Las nominaciones

A estas alturas, las nominaciones son ya muy difíciles y por razones muy dudosas. Nominaron a Samantha y a Anajú, no creo que por su desempeño más que porque el jurado no se tomó en serio su actuación. Gérard vuelve a estar en la cuerda floja por su falta de expresividad y Hugo cayó en sustitución de Bruno.

La Academia volvió a salvar a Samantha y los compañeros a Anajú. Así que esta semana hay un duelo de titanes. Tanto Gérard como Hugo suelen estar entre los favoritos de manera bastante estable, y esta vez va a estar muy reñido.

Ya va quedando menos para la final y las apuestas de los concursantes apuntan mayoritariamente en una dirección: Nia. A partir de ahora, todas y todos van a tener que sorprender mucho en sus actuaciones para no estar nominados, y ni siquiera ella está a salvo.

También cada vez más singles están saliendo a la luz, y dejando ver la personalidad de los chicos y chicas como artistas, y dejando vislumbrar el público y el futuro que tendrán cuando salgan de la Academia. Y como siempre en OT, surge la misma duda: ¿Se premiará la versatilidad y la ejecución o la singularidad?

Escribe tu comentario aquí 0
0

No hay comentarios ¿Te animas?