Viajes

Oporto, mucho más que bodegas en la ciudad del Duero

Marco Herrera

Viernes 15 de febrero de 2019

2 minutos

La segunda ciudad lusa en tamaño e importancia se ha convertido en uno de los destinos preferidos en los últimos años por los europeos. A sus famosas bodegas se les unen bastantes encantos más, pasando por la arquitectura y la cultura gastronómica

Puente Luís I con Ribeira al fondo, uno de los lugares más bonitos de la ciudad de Oporto (Creative commons)

"Lisboa vive y Oporto trabaja". Esa cita es famosa en Portugal, ya que la gente del norte del país –más industrializado y con menos porcentaje de desempleo– estima que mientras ellos trabajan duramente cada día del año, el sur y, sobre todo Lisboa, es una ciudad mucho más enfocada a disfrutar su belleza y buen clima en noches de fiestas en el Barrio Alto o en cafés al sol por la tarde. Lejos de su trasfondo político y social, en el que no entramos, sí se puede decir que Oporto, "capital de norte", no es para nada lo que uno espera de una gris ciudad industrializada.

Oporto cuenta con lo mejor de ser la gran urbe de la zona con más actividad económica del país: unas comunicaciones envidiables –el metro es una delicia–, una ciudad muy cuidada y limpia –se nota la inversión en servicios– y unas calles bastante seguras –esto se puede trasladar a casi todo Portugal–. Pero además añade a su repertorio una arquitectura y gastronomía riquísimas.

Libreria Lello e Irmao en Oporto (Creative commons)

Lugares de interés

Ribeira y Ponte Luís I: el barrio de Ribeira se encuentra en el casco histórico de la ciudad, junto al río y al famoso puente. Sus particulares calles laberínticas lo hacen especial y además no descansan por la noche, con decenas de restaurantes con sus terrazas. También llaman la atención sus coloridas casas, que dan a la ribera del Duero y las cuales pueden observarse mejor desde Vila Nova de Gaia, en la orilla contraria. En esa misma orilla, las bodegas, con sus nombres iluminados de noche, representan otra de las atracciones más importantes de la ciudad.

Iglesia y Torre de los Clérigos: iglesia construida en el siglo XVIII y de estilo barroco, está presidida por la Torre de los Clérigos, uno de los monumentos más simbólicos de la ciudad. Situada en el Cerro de los ahorcados, la Torre es la más alta de Portugal y ofrece unas maravillosas vistas de toda la ciudad.

Torre de los Clérigos en Oporto (Creative commons)

Catedral de la Sé: en la cumbre de la ciudad encontrarás la Catedral. Tiene una fachada de estilo románico, aunque la mayor parte de la catedral sea barroca y el Claustro y la Capilla de San Juan Evangelista son góticos. De aspecto bastante sobrio, su interior está compuesto de gruesas columnas, muy parecido a su exterior, con aspecto de fortaleza con almenas.

Otros lugares de interés son las bodegas que desarrollaron allí los británicos hace siglos con el famoso vino de Oporto, el Mercado do Bolhao, el Palacio de la Bolsa, el Museo do Carro Eléctrico y una de las librerías más visitadas del mundo, la Librería lello e Irmao, considerada la más bonita de Europa y que fue escenario en una de las entregas de Harry Potter.

Catedral de la Sé en Oporto (Creative commons)

Qué comer

El Bacalao y sus distintas formas de prepararlo podría considerarse la comida más típica de la ciudad. Las "tripas a moda do Porto", una especie de callos, también es un plato representativo de su gastronomía. Las sopas son otra de las señas de identidad, tal es así que hasta los McDonalds venden sopas calientes. Entre los restaurantes de la ciudad, destacamos algunos de comida más tradicional, como puedan ser el Tapabento, el Dama Pe de Cabra, la Petisqueira Voltaria y el Laurear.

0

No hay comentarios ¿Te animas?